web analytics
Tag

verdad

Browsing

Pregunta: Tengo un amigo que hace muchas bromas sobre mí como su futura esposa. Al principio, no sentí nada, pero a medida que pasaba el tiempo, sentí los sentimientos más fuertes por él. Desde entonces me ha pedido que me convierta en su compañero de oración. Por mucho que nos encontremos y oremos, mis sentimientos por él se han vuelto muy fuertes. ¿Algún consejo? Resuesta: Mi papá siempre me dijo que hay una verdad a medias en cada broma. Si eso es cierto, entonces quizás tu amigo esté tratando de sentirlo y ver si quizás tú también sientes algo por él. Si sientes que Dios te está llamando a esta relación, creo que está perfectamente bien preguntarle a tu amigo por qué está bromeando acerca de que ustedes dos se casarán algún día. Las conversaciones con amigos, especialmente amigos cercanos, en las que revela que siente algo por ellos nunca son fáciles. De hecho, diría dos palabras…

Querido cristiano divorciado, Ese término todavía pica, ¿no? Parece que la gente de todas partes quiere que lleves una gran letra «D» escarlata alrededor de tu cuello. En cada formulario que rellena se le pregunta si es divorciado o viudo, no sólo soltero o casado. A menudo eres despreciado por la iglesia debido a tu pasado. Te sientes como si fueras un fracaso total y completo. Es miserable no encajar, especialmente en la iglesia. No encajas realmente con los solteros, un grupo ecléctico que abarca muchas décadas. Y tampoco encajas con los grupos de casados, aunque alguna vez lo hiciste. No encajas con las pequeñas familias felices, que se reúnen para celebrar las fiestas y eventos especiales como una familia «completa». Incluso si encajaras, hay limitaciones de tiempo. Si tienes la custodia de tus hijos a tiempo completo, estás tan ocupada intentando hacer malabarismos con los horarios del trabajo y…

Yo creo que todos alguna vez nos hemos hecho esta pregunta, ¿seré realmente un cristiano? En 2 Timoteo 3:12 dice, “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”. Esta gran verdad me hizo preguntarme cuántos de nosotros experimentamos persecución como cristianos en un nivel u otro. No me refiero a que la policía vaya por ti y te meta en prisión (lo que es una realidad en algunos países), sino otros tipos de persecución como la que experimentamos con nuestros amigos que hablan con groserías, o la familia que se siente incómoda cuando exteriorizamos nuestra opinión, o los compañeros de trabajo para quienes somos demasiado “santurrones” o muchas veces raros. No sé si a ti esto de no encajar en tu trabajo ha sido algo difícil de adaptar a tu vida. Yo vengo de una cultura un poco más conservadora mientras que, aquí en Europa…