web analytics

Seguramente estarás pensando al leer este titulo que se trate de algo más físico, alto, rubio, ojos azules, pero ¡NO!, realmente no debe ser esto lo que importe. Este post hace referencia a como debe ser un hombre que ama a Dios.
“Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. Todas vuestras cosas sean hechas con amor. 1 corintios 16: 13-14”.

Este realmente debe ser el aspecto que debe tener un hombre de Dios, fe, varonil, esforzado y que haga las cosas con amor.

Si eres soltera con la esperanza de encontrar un hombre piadoso o eres un hombre que espera convertirse en un hombre piadoso, te animo a que analices cada uno de estos aspectos para así tener una referencia de lo que debe tener un hombre conforme al corazón de Dios.

Cuando un hombre se vuelve de Dios y no vive de acuerdo con la Biblia, sucederá una de dos cosas. Se convertirá en un hombre duro y dominante o se convertirá en un hombre débil y pasivo. Un hombre de Dios, debe ser fuerte y amoroso. Su fuerza se expresa a través de su amor y su amor se expresa a través de su fuerza. Él no siente que debe ser uno u otro. Él sabe que un hombre de Dios es fuerte y amoroso a la vez.
«Del mismo modo, los esposos, vivan con sus esposas de una manera comprensiva, mostrando honor a la mujer como el recipiente más débil, ya que son herederos de la gracia de la vida, para que sus oraciones no se vean obstaculizadas. 1 Pedro 3: 7”.

“Esposos, amad a vuestras esposas, y no seáis severos con ellas. Colosenses 3:19”.
Como podemos ver en estos versículos bíblicos, un hombre de Dios es como una roca en la que los demás encuentran una base sobre la cual construir, en lugar de sentirse aplastados. Un hombre piadoso usa su fuerza para amar, no para dominar. Un hombre de Dios es un amante y un luchador. Luchará por su familia y por los que ama y no contra ellos. Su fuerza es para su protección.
Un hombre de Dios obedece al Señor. Cuando miras la vida del rey David, puedes ver cómo se ve un hombre piadoso. David tenía muchas características importantes, pero parece que el Señor se aseguró de que supiéramos lo que Dios más apreciaba de David: su obediencia. Una característica que se encontrará en cada hombre piadoso es la obediencia a Dios. La Biblia dice de David:
“Estoy a punto de seguir el camino de toda la tierra. Sé fuerte y muéstrate como hombre, y mantén la carga del Señor tu Dios, caminando en sus caminos y guardando sus estatutos, sus mandamientos, sus reglas y sus testimonios, como está escrito en la Ley de Moisés, que tú puede prosperar en todo lo que haga y donde quiera que vaya, para que el Señor establezca su palabra de que habló acerca de mí, diciendo: Si sus hijos prestan mucha atención a su camino, caminar delante de mí con fidelidad con todo su corazón y con toda su alma, no te faltará un hombre en el trono de Israel. 1 Reyes 2: 2-4”.

“Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. Hechos 13:22”. Si quieres ser un hombre conforme al corazón de Dios como el rey David, debes hacer la voluntad de Dios.
Un hombre de Dios es maduro y ha puesto caminos infantiles detrás de él.
Si quieres saber cómo es un hombre de Dios, a veces ayuda saber qué aspecto tiene. Un hombre de Dios no debe tener las características inmaduras de un niño.
“Cuando era niño, hablaba como un niño, pensaba como un niño, razonaba como un niño. Cuando me convertí en hombre, renuncié a las formas infantiles. 1 Corintios 13:11″.
“Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar. 1 corintios 14:20”.
Una característica de un verdadero hombre de Dios es la madurez. Quizás el mejor consejo si quieres saber cómo se ve realmente un hombre de Dios es: «Lo sabrás cuando lo veas». Puede ser difícil describir cómo se ve un hombre maduro. Sin embargo, no es una tarea difícil saber cómo se siente un hombre inmaduro. Cuando el crecimiento de un hombre se ha atrofiado y es un niño en el cuerpo de un hombre adulto, es obvio.

Una señal de que un hombre necesita madurar es si le gusta jugar juegos como un niño. Un hombre piadoso no está llamado a vivir para juegos. Un hombre fue creado para tener un trabajo significativo, «El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo trabaje y lo guarde» (Génesis 2:15 ). Los juegos son buenos para los niños porque los preparan para el trabajo. Pero, no hago referencia a que de vez en cuando juegue con sus amigos, o algún deporte, o incluso en el ordenador, porque creo que todos hemos jugado de adultos alguna vez juegos con nuestros amigos, hijos, sobrinos, primos, esto hace referencia es, a que los juegos toman el lugar del trabajo en la vida de un hombre y por tanto actúa como un niño.

Otro signo de madurez en un hombre es el respeto. El respeto tiene más que ver contigo que con las personas que estás respetando. La forma en que actúas es un reflejo de tu visión de ti mismo. Si actúas como un tonto, significa que te consideras un tonto. Si actúas como un hombre respetable, significa que te ves como un hombre respetable. Un hombre piadoso es maduro y respeta a los demás porque se respeta a sí mismo porque sabe que es un hijo de Dios, tienes una identidad.

Un hombre de Dios sacrifica alegremente y ama profundamente. Hay mucho más que podría decirse cuando se pregunta: «¿Cómo se ve un hombre de Dios?» Quizás la mejor manera de resumir cómo se ve un hombre piadoso según la Biblia es con las palabras «amor de sacrificio». Efesios 5:25, a un esposo se le dice que ame a su esposa como Cristo: «Maridos, amad a vuestras esposas, como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella».
Si bien esto se refiere al matrimonio, aún captura la esencia de la virilidad bíblica. Un hombre de Dios no es egocéntrico. Vive para amar a Dios y al prójimo. Su principal objetivo no es el yo. “Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; Le haré una ayuda idónea para él. Génesis 2:18”.

Nuevamente, esto se refiere a la unión de un esposo y una esposa, pero habla de la necesidad de que un hombre de Dios se preocupe por los demás y no solo por sí mismo. Un hombre de Dios no es un guardabosques solitario. Un hombre piadoso no tiene que estar casado, pero no puede vivir una vida egocéntrica.
¿Quién estaría en necesidad si murieras? Como hombre de Dios, tu muerte debe ser una pérdida tangible para muchos porque estás viviendo una vida de amor sacrificial para muchos. Un hombre de Dios vive para servir en lugar de ser servido. En última instancia, un hombre de Dios procurará vivir como Jesús: «Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Marcos 10:45”.
En conclusión, ¿qué aspecto debe tener un hombre de Dios? Diría que aquel hombre de responsabilidad y amor sacrificial. Un hombre de Dios es un seguidor de Jesucristo, por tanto deberá poner su mirada en las cosas que Jesús hizo y seguir su modelo, así como también mirar lo mejor de aquellos hombres de la biblia como David, Daniel, Pablo, etc.. etc…

Por ello te invito a que examines tu vida y tu corazón y hagas una pequeña lista mental o escrita como mejor te sea, y analices cada uno de los aspectos que indiqué en este artículo y también busques en la biblia que aspectos agradaron a Dios de aquellos en la cual se sintió honrado y que esa lista te sea útil para saber que cosas debes cambiar. No para agradar a la chica que te gusta o las personas a tu alrededor ¡NO!, sino para agradar a Dios.

Avatar
Author

Write A Comment