¿Nos da Dios la promesa del matrimonio?
,

¿Nos da Dios la promesa del matrimonio?

El matrimonio es un pacto sagrado ante Dios. Se vio por primera vez en el Jardín del Edén entre Adán y Eva, en el que se hicieron una sola carne (Génesis 2:24). Los matrimonios parecen estar en aumento hoy en día y son populares dentro de la cultura. La cultura cristiana promueve especialmente la idea de que todas las personas deben casarse.

Algunas formas de enseñanza dentro de las iglesias han estirado el concepto de matrimonio para que sea una disciplina espiritual o incluso llega al punto de creer que uno no puede ser un cristiano espiritualmente maduro si no está casado. ¿Pero es esto cierto? ¿Nos da Dios la promesa del matrimonio en la Biblia?

¿Cuáles son las promesas de Dios?
Dios no nos da promesas de matrimonio en la Biblia. Jesús les dice a sus discípulos que habrá personas que no se casarán (Mateo 19:10-12). No hay una frase, párrafo o libro de la Biblia que nos diga que todas las personas se casarán. Dios no promete a ninguna persona que se casará en su vida.

No es una falta de disciplina o conocimiento espiritual si una persona nunca se casa. Muchas personas nunca se casarán, y sin embargo harán grandes impactos en el mundo para Cristo.

Dios no promete campanas de boda para cada creyente; sin embargo, Él nos da promesas mucho más grandes en la Biblia. En la Biblia, Dios promete a todos los creyentes el perdón de los pecados, la vida eterna y el Espíritu Santo que mora en ellos cuando ponen su fe en la muerte, sepultura y resurrección de Jesús (Juan 3:16-17).

Otra promesa que Dios da en la Biblia es que, como creyentes, nunca estaremos solos (Hebreos 13:5). Dios siempre está con nosotros, no importa dónde vayamos o la edad que tengamos (Deuteronomio 31:8). Dios está con nosotros en cada segundo de cada día.

Dios también promete darnos descanso si nos dirigimos a Él (Mateo 11:28-29). Hay muchas más promesas que Dios nos hace en la Biblia, pero ninguna de ellas se refiere al matrimonio.

¿Qué dice la Biblia sobre el matrimonio?
Como se dijo anteriormente, Dios creó el concepto de matrimonio. Creó a Eva para Adán porque vio que no era bueno que el hombre estuviera solo (Génesis 2:18). Eva fue creada para ser una ayudante de Adán. Tanto Adán como Eva son iguales a los ojos de Dios; sin embargo, ambos tienen papeles diferentes como hombre y mujer.

Desde la caída del hombre, el matrimonio también se ha visto afectado. Dios quería que Adán y Eva, así como todas las personas, tuvieran matrimonios perfectos, pero como hay pecado en el mundo, los matrimonios tienen problemas. Hay peleas, discusiones y divorcios dentro de los matrimonios de creyentes y no creyentes por igual.

Algunos cristianos se casarán, mientras que otros no lo harán. Estar casado no es malo y no estar casado tampoco es malo. Pablo nos dice muy claramente que si una persona se casa o no, sigue siendo un hijo amado de Dios (1 Corintios 7:1-40).

Esto es porque Dios nunca promete a nadie el matrimonio. Dios está más preocupado por tu relación con Él que por tu relación con un posible cónyuge.

¿Casarse o no casarse?
Si usted debe casarse, esto sucederá. Las personas que se casan enfrentarán muchos desafíos (1 Corintios 7:8), que las personas solteras no tendrán que enfrentar. Si una persona permanece soltera, tendrá más tiempo para dedicarse a Dios y estar completamente enfocada en servirle (1 Corintios 7:34).

Los hombres y mujeres casados se centrarán primero en su cónyuge en lugar de dedicarse completamente a servir a Dios. Es una gran bendición permanecer soltero ya que podrá hacer muchas más cosas para Dios. Nadie es menos cristiano por no estar casado.

Como creyentes, todos somos la novia de Cristo. La iglesia es referida como la novia de Cristo muchas veces a lo largo de la Biblia (Efesios 5:25-27; Apocalipsis 19:7-9). Esto significa que todos somos amados incondicionalmente por Dios. Es algo hermoso ser amado por el Creador de nuestras almas.

Es importante que todos los cristianos sepan que el matrimonio es temporal. Cuando los creyentes mueren, ya no están casados y no hay matrimonios en el Cielo. Jesús nos dice, «La gente de este tiempo se casa y se da en matrimonio. Pero los que son considerados dignos de participar en el siglo venidero y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni se darán en matrimonio, y ya no podrán morir; porque son como los ángeles. Son hijos de Dios, pues son hijos de la resurrección» (Lucas 20:34-36).

Por lo tanto, si te casas o no te casas, Dios sigue siendo soberano. Si te casas, estupendo. Si no te casas, aún mejor (1 Corintios 7:8). A pesar de la presión de la cultura cristiana para casarse, no todos los creyentes están destinados al matrimonio.

Dios está más preocupado por tu relación con Él y tu crecimiento en la semejanza de Cristo. Nada hace más feliz a Dios que saber que sus hijos están creciendo en su fe. El matrimonio es algo bueno que Dios creó; sin embargo, los creyentes deben ser sabios para no idolatrar el matrimonio.

Cualquier cosa puede convertirse en un ídolo si la ponemos por encima de Dios, incluso el matrimonio. Dios no promete a los creyentes que se casarán, pero sí promete que todos los creyentes serán su novia en las bodas del cordero.

Por lo tanto, Dios no nos da promesas de matrimonio, pero sí nos da promesas de perdón de pecados, vida eterna, la morada eterna del Espíritu Santo, la promesa de que nunca nos dejará ni nos abandonará, las promesas de un nuevo cielo y una nueva tierra, ¡y muchas más cosas grandes!

En 1 Corintios 2:9, el apóstol Pablo nos dice: «Sin embargo, como está escrito: Lo que ningún ojo ha visto, lo que ningún oído ha oído y lo que ninguna mente humana ha concebido: las cosas que Dios ha preparado para los que le aman». Dios tiene un gran futuro para ti en Cristo Jesús.

Si deseas saber más sobre este tema, te invito a leer el libro ¡Rompe el ciclo! y camina hacia el Sí quiero, aquí.

Autora: Vivian Bricker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.