No te conformes: Espera lo mejor de Dios
, ,

No te conformes: Espera lo mejor de Dios

Vivimos en un mundo en el que a menudo se nos presiona o se nos obliga a transigir o a conformarnos con obtener algo inferior. Piensa en la última vez que fuiste al supermercado y compraste la versión sin marca de un artículo porque era más barato. Sin embargo, hay ciertas decisiones en la vida en las que conformarse o hacer un compromiso no debería ser un lugar al que estemos dispuestos a ir. Principalmente, esto es cierto para no conformarse con el matrimonio.

Sin arrepentimientos
Arrepentirse es casi una parte inevitable de la vida, porque somos una raza humana caída y no alcanzamos la perfección. Aunque, la mayoría de las veces, podemos darnos cuenta de que incluso los lugares donde fallamos, tomamos la decisión equivocada o nos quedamos cortos pueden encontrar redención y propósito a través de Cristo, el matrimonio es un lugar donde es mejor no tener que soportar el camino rocoso del arrepentimiento. Incluso el mejor de los matrimonios soportará luchas y tiempos de prueba. Hay algo diferente en experimentar esas pruebas cuando sabes que te mantuviste en lo mejor de Dios y algo que hace que el impulso de luchar por ese matrimonio sea aún más fuerte. Aquí es donde es tan imperativo invitar a Dios en nuestras decisiones. No sólo con las carreras o los lugares para vivir, sino también en nuestras relaciones. Porque Dios nos entiende de una manera que sólo estamos empezando a comprender, y Él sabe lo que está por venir. Lo mejor de Dios nunca tiene la letra pequeña del arrepentimiento.

¿Qué es lo mejor de Dios?
Para saber qué es lo mejor de Dios, debemos acercarnos a Él en primer lugar. Dios puede hablarnos de muchas maneras y siempre de forma que nuestro corazón entienda el significado más profundo. En Romanos 8:26 se comparte cómo el Espíritu Santo puede traducir incluso nuestros sollozos en oraciones, y de la misma manera, Dios puede hablarnos en nuestros propios lenguajes únicos y específicos para que entendamos adecuadamente lo que Él está tratando de decirnos. Su voz siempre se alineará con la Escritura, y es a través de la Escritura que podemos llegar a ver lo que Dios define como lo mejor. Las características de un noble esposo y seguidor de Cristo son evidentes a través de las Escrituras, así como las veces en que Dios dio una respuesta directa a uno de sus hijos que buscaba sabiduría. En mi propia vida, recuerdo un tiempo en el que me interesé por un hombre que parecía marcar todas las casillas. Era cristiano, amable y guapo, pero quería asegurarme de que era la voluntad de Dios antes de seguir adelante. Después de varios meses de oración, Dios me despertó una mañana con un suave susurro que decía claramente: «él no es lo mejor para ti». Fue una frase tan amable, ya que no lo disminuía ni lo menospreciaba, pero estaba claro que no era lo mejor que Dios tenía para mí. Con el tiempo, a través de la amistad, quedó más claro que, efectivamente, él no era lo que Dios tenía pensado para mí, pero estoy agradecida de haber escuchado a Dios en lugar de seguir adelante basándome en lo que yo quería en ese momento. Lo mejor de Dios a menudo requiere paciencia, pero al final siempre vale la pena.

Paciencia
La paciencia es realmente una virtud, pero es una de las virtudes más difíciles de perseguir. Vivimos en una cultura en la que se valora la gratificación instantánea, y ese deseo se colará también en nuestras expectativas sobre un cónyuge. Deseamos la velocidad de las cosas en el microondas, pero a menudo descubrimos que lo mejor de Dios es la velocidad de la olla de barro. Esto no es un castigo o una crueldad; en cambio, Dios está más preocupado por hacer crecer nuestros corazones en preparación para lo que estamos pidiendo, en lugar de ofrecerlo a una velocidad récord. Considera en esa metáfora cómo, si se nos da la opción, preferiríamos tener la cena de asado dorado que fue artísticamente preparada todo el día sobre la comida congelada en dos minutos cualquier día. La paciencia es más una cuestión de confianza que de tiempo. Es creer en la fe que Dios tiene un propósito, un tiempo y una intención para que eventos y personas específicas lleguen a nuestras vidas y que Él es fiel para mantener tales cosas. Cuando dejamos que Él conduzca, podemos saber que estamos llegando a nuestro destino precisamente cuando debemos hacerlo.

No confunda lo fácil con lo mejor
Aunque surjan oportunidades que parezcan fáciles de alcanzar, no significa que sean lo mejor. Considere la reacción de Booz ante Rut en la Biblia cuando ella se presenta ante él con su intención. Rut 3:10 (NLT) dice: «¡El Señor te bendiga, hija mía! exclamó Booz. ‘Ahora demuestras aún más lealtad familiar que antes, pues no te has ido detrás de un hombre más joven, ni rico ni pobre’». Booz se asombró de que Rut no fuera tras las oportunidades potenciales que tenía de casarse con un hombre más joven o incluso con alguien más rico. En cambio, fue paciente y obediente, y al final, recibió lo mejor de Dios. Rut estaba llena de carácter noble en su camino, y está claro que no eligió el camino fácil. Debido a su lealtad a lo que Dios había establecido en Su Palabra como correcto y no a lo que era fácil de conseguir, no sólo se casó con un hombre al que realmente amaba, sino que su elección impactó la historia. Ella fue la madre de Obed, padre de Jesé, quien fue el padre del Rey David en la línea de Cristo. Las elecciones que hacemos en obediencia, confianza, y confiando en el plan de Dios no solo nos afectan a nosotros sino que también afectan el legado de las generaciones que vienen después de nosotros.

No te conformes
La importancia de no conformarse es clara, y esa claridad es que, a veces, esperar lo mejor de Dios requiere sacrificio. El sacrificio de nuestro tiempo en la preparación de la espera, el sacrificio de ser uno de los primeros en el altar con la gran boda, y el sacrificio de dirigir nuestras propias vidas pero en cambio permitir que Dios dirija. Puede que Él traiga lo mejor de sí mismo al principio de la vida a través de una amistad de la infancia que florece en el matrimonio, o puede que bendiga un camino roto y largo de espera. Cualquiera que sea el camino que recorras con Él, permite que Él dirija, conduzca y determine lo que considera mejor para ti. Nunca te arrepentirás de haberle permitido elegir lo mejor para tu vida. Arriésgate a confiar en Él para que tu historia sea feliz para siempre.

Si deseas saber más sobre este tema, te invito a leer el libro ¡Rompe el ciclo! y camina hacia el Sí quiero, aquí.

Autora: Cally Logan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.