¿Me dirá Dios si no quiere que salga con alguien?
,

¿Me dirá Dios si no quiere que salga con alguien?

¿Has deseado alguna vez poder abrir la Biblia y ver una respuesta directa a tus preguntas sobre las citas? «¿Quiere Dios que salga con esta persona?» La Biblia es viva y activa, y completamente suficiente para todo lo que necesitamos para vivir nuestras vidas como seguidores de Cristo. Sin embargo, algunas respuestas no vienen primero sin un poco de indagación e investigación. Por mucho que nos gustaría poder hojear las páginas y dar con un versículo que dijera claramente «Puedes aceptar salir con Pablo» o «No debes ir al baile con Miguel», simplemente no está ahí de la forma en que nos gustaría.

Pero eso no significa que la respuesta no exista. Entonces, ¿cómo podemos saber si Dios quiere que salgamos con alguien?

Para saber si Dios quiere que salgas con una persona, primero tienes que considerar si Él quiere que salgas.

¿Qué dice la Biblia sobre las citas?
Las citas suelen ser el primer contacto para iniciar un noviazgo y, los noviazgos son para el matrimonio, entonces es sabio considerar lo que la Biblia tiene que decir sobre el matrimonio también. Pablo habló claramente de sus pensamientos en 1 Corintios 7, de cómo es bueno permanecer soltero y enfocado en el Señor. Pero también dejó claro que era su propia opinión, no una orden directa de Dios. También señaló que era mejor estar casado que distraerse con la lujuria. Además, sabemos que el matrimonio en el cielo no existirá como lo conocemos en la tierra, pero eso no significa que Dios esté en contra del matrimonio.

Todo lo contrario: Él creó el matrimonio. Dijo que no era bueno que Adán estuviera solo, así que creó una compañera para él en Eva. El matrimonio es también una hermosa representación de Cristo y su esposa, la iglesia (Efesios 5). Si sientes un fuerte deseo hacia un cónyuge y el matrimonio, no hay evidencia bíblica de que debas ignorarlo.

¿Cómo se involucra Dios en las decisiones de las citas?
El noviazgo es el primer paso hacia el matrimonio. Algunos cristianos abrazan la idea del noviazgo, lo que significa que no tienen ninguna cita hasta que creen que esa relación específica se dirige hacia el matrimonio. Mientras que las versiones extremas del cortejo pueden ser poco saludables, la idea de las citas casuales entre los cristianos es típicamente una mala idea. Los corazones se rompen, las tentaciones abundan y las emociones se disparan.

Independientemente de las diversas opiniones sobre el «cuándo» de las citas, parece que las citas en sí mismas son el peldaño natural hacia un matrimonio piadoso, y por lo tanto es algo en lo que los cristianos pueden participar libremente. Pero es importante señalar que las citas, como todo lo que hacemos en la vida, deben hacerse con sabiduría y para dar gloria a Dios.

«Así que, ya sea que comas o bebas, o que hagas cualquier cosa, hazlo todo para la gloria de Dios». (1 Corintios 10:31)

«Y todo lo que hagáis, sea de palabra o de obra, hacedlo todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él». (Colosenses 3:17)

¿Eres capaz de dar gloria a Dios a través del noviazgo? ¿Eres capaz de resistir la tentación de pecar sexualmente, o de crear un ídolo de tu relación en desarrollo? Todas estas cosas pueden ser superadas con la ayuda del Espíritu Santo. Ninguno de nosotros lo hace perfectamente bien, pero dar la gloria a Dios a través de la relación debería ser nuestra meta. La relación podría no terminar en el altar, pero si te preguntas si Dios quiere que salgas con alguien, un «no» fácil de identificar es aquel que aún estando en la relación o saliendo, no glorifican a Dios juntos .

¿Me dirá Dios si quiere que salga con alguien?
No podemos escuchar la voz de Dios si no leemos Su palabra y pasamos tiempo en comunión con Él en oración. Si usted le hiciera una pregunta a su padre, hermano o amigo y luego se alejara inmediatamente y no le hablara por semanas, probablemente no tendrías la respuesta. Si te preguntas si Dios quiere que salgas con alguien, debes pasar tiempo con Él y estar muy atenta/o a lo que Dios quiere decirte.

Dios nos habla a través de su palabra. Mientras que una respuesta específica con tu nombre y el nombre de tu potencial cónyuge no se va a encontrar escrita en las Escrituras, hay mucho que aprender sobre las citas y el matrimonio en la Biblia. El Espíritu Santo da vida a la Palabra mientras leemos y, de esta manera Él se dirige a nuestras diversas situaciones y preguntas.

Es un chiste común entre los cristianos que han renunciado a las citas, que si Dios quiere que se casen, van a tener que enviar a alguien a la puerta de su casa, lo que básicamente significa que están «destinados» a casarse con el repartidor de pizza. Aunque eso es posible, también es poco probable. Dios puede absolutamente traer a cualquiera en cualquier momento, y a menudo, lo hace. Pero también invita a nuestra participación en el proceso.

La atracción natural hacia alguien y sus buenas cualidades pueden provenir del Señor. Ten cuidado de no tomar todo como una «señal» del cielo, pero tampoco descartes todo con un corazón hastiado o cínico. Si un hombre piadoso te llama la atención como mujer piadosa, no ves banderas rojas en su carácter, y te pide una cita, entonces ora. Busca la paz que el Señor te da, y avanza con cautela y con una expectativa ansiosa.

¿Me dirá Dios si no quiere que salga con alguien?
Aunque lo más probable es que no haya una voz audible desde el cielo que te prohíba salir con alguien, el Espíritu Santo pone controles en nuestro espíritu que lo hacen evidente de una manera diferente. Usted conoce ese sentimiento, ese sentimiento de que algo está mal, pero no puede averiguar qué. Tal vez encuentres algo que justifique a esta persona cuando tu amigo o familiar exprese su preocupación por tu interés.

A veces, no es tan sencillo. Una vez debatí si Dios quería o no que saliera con alguien, y estaba segura de que así era. Tenía paz, y parecía haber un puñado de «señales» que sugerían que era algo bueno. Pero una vez que entré en esa relación, inmediatamente vi banderas rojas. Debería haber salido inmediatamente. En cambio, me llevó meses dejar de luchar contra lo obvio y hacer lo correcto. Por ende, el daño que le hicimos a nuestros corazones fueron mucho mayores.

Es importante notar que cuando te preguntes si Dios quiere que salgas con alguien, que ores, leas la Palabra y encuentres paz para seguir adelante, te des cuenta de que empezar una relación no significa necesariamente que debas quedarte en ella. Dios te ha dado sabiduría, úsala.

La Biblia también ofrece muchos más mandatos que se aplican a todos los cristianos en su viaje de citas/relación. Por ejemplo, la palabra de Dios es clara en cuanto a que los creyentes no deben salir con no creyentes. «No os unáis en yugo desigual con los incrédulos. Porque, ¿Qué asociación tiene la justicia con la iniquidad? ¿O qué compañerismo tiene la luz con las tinieblas?» (2 Corintios 6:14).

¿Es la persona que te interesa un creyente? Si la respuesta es no, entonces la respuesta directa de Dios es no. No debes salir con esa persona, no importa lo atractiva que sea o cómo te haga sentir o a cuántos ministerios lleva. Esta no es una regla arbitraria, sino una que ha sido diseñada para proteger nuestros corazones, y los corazones de cualquier futuro hijo que puedas tener. El Antiguo Testamento está lleno de ejemplos de lo que salió mal cuando Israel se casó con culturas paganas. Es un desastre para todos los involucrados. Confía en la palabra de Dios y no comiences una relación con alguien que no ama al Señor con todo su corazón, alma, mente y fuerza.

Si te estás preguntando si Dios quiere que salgas con alguien y te sientes congelado por la confusión o el miedo a hacer lo incorrecto, relájate y recuerda que hay gracia. Si buscas al Señor, pasas tiempo en Su palabra, estás en comunión con Él en oración, y si tienes un corazón que desea complacerlo y darle gloria, entonces puedes estar seguro de que Él camina contigo en cada paso desordenado del camino. Y si tomas una decisión de salir con alguien de la que terminas arrepintiéndote, recuerda que Romanos 8:28 fue escrito para ti, y que Dios resolverá todo, incluso nuestros errores, para nuestro bien. No todas las relaciones conducen al matrimonio, pero absolutamente pueden conducir a un refinamiento de nuestros corazones y a una purificación de nuestras voluntades. Nada es en vano.

Autora: Betsy Amant

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.