web analytics

¿Soltero o casado? No importa, esto es algo que necesitas saber.

He encontrado particularmente raro cómo muchos matrimonios cristianos terminan en divorcio y realmente me he preguntado por qué pasa eso. Analizando algunos casos más de cerca me he dado cuenta de que hay unos puntos en los que realmente debes fijarte antes de decidir pasar el resto de tu vida con otra persona y si ya has tomado esa decisión, cosas que debes cuidar. Llevo más de 10 años casada y te voy a contar algunas cosas que he aprendido de mi experiencia y de la de los demás. Aquí mi lista:

De novios:

  • Sé sincero, no mientas en nada. Creo que este es el punto número 1 y el más importante. Vale, entiendo que el enamoramiento puede provocar que te esfuerces mucho en caerle bien a la otra persona, pero ponte del otro lado por un momento. Tarde o temprano la verdadera personalidad termina apareciendo y puede que ya no te guste tanto. Por cierto, ocultar algo es evadir la verdad y lo que no es verdad es mentira. Conocí a una pareja de novios que se separaron a los 3 años de relación porque ella no se había mostrado tal cuál era y él termino entendiendo que no era la persona con la que quería estar.
  • Hablen mucho y de todo. Ésta es la mejor forma de conocer a alguien porque de la abundancia del corazón habla la boca. Esto te permitirá conocer sus expectativas, sus anhelos, su pasado. Recuerda que vas a compartir una vida con esta persona y no somos adivinos, la comunicación lo es todo. Si hay algo que te molesta, dilo y por sobre todas las cosas, también di lo bueno.
  • Asegúrate de que ame más a Dios de lo que te ama a ti. ¿Cómo saberlo? Pues hablando. Te lo repito, de la abundancia del corazón habla la boca y donde está su tesoro, allí estará su corazón. Más adelante te explicaré por qué es tan importante para el matrimonio este punto.
  • Respeto mutuo. Puede que suene muy básico, pero créeme, no lo es. No hablo solo de respeto en las palabras, hablo de respetar en general, los deseos, las formas de pensar, la familia, la procedencia, la cultura. Si las discusiones suben de tono, pueden terminar mal y eso no es bueno. Recuerda ante todo respetar para/y ser respetado.
  • Que te importe lo que le importa el otro. Esto sigue siendo una regla de oro en mi matrimonio. Si uno de los dos utiliza la frase “esto es importante para mí” el otro acude. Mi noviazgo fue muy sincero y sin mentiras así que esta frase jamás fue usada como manipulación. No quieres estar con alguien que le da igual las cosas que son realmente importantes para ti. Conocí una chica que quería ser cantante y su esposo no solo no la apoyaba, sino que le decía que estaba loca y eso le hacía sentir muy triste y vacía.

En el matrimonio sumamos:

  • Empecemos por un clásico: la rutina. No te voy a decir lo que dice todo el mundo de que es bueno romper la rutina cada tanto. Te voy a decir que, si no le prestas la suficiente atención y no lo haces (romperla), la rutina se puede cargar tu matrimonio. Aquí la solución: en el matrimonio suele haber uno que propone cosas diferentes, si ninguno de los dos tiene la iniciativa, hazlo tú. Propón algo diferente o bien pregúntale a tu cónyuge qué le gustaría hacer diferente. Partiendo de esta base la respuesta a todas esas propuestas debe ser siempre “SÍ”. Puede haber casos en que no sea posible pero nunca, nunca, nunca digas “no”. Y no se vale decir que no con la cara. Si no te gusta la alternativa propón otra cosa, pero que tu primera respuesta no sea negativa. Que el único “no” sea acordado. Sí eres tú el que propone y siempre tienes respuestas negativas, hazle saber a tu cónyuge que salir de la rutina es importante para ti personalmente y para la relación.
  • Escucha. A veces pensamos que entender a la otra persona es difícil. Pero piensa en esto: todos verbalizamos lo que queremos, lo que deseamos, cómo nos sentimos y esa es la mejor fuente de información para tener una relación saludable. Utiliza eso para tener pequeños detalles y para ajustar pequeñas cosas en las que no estén de acuerdo. Si eres de olvidar las cosas haz una lista. En el matrimonio las listas son nuestras mejores amigas y excelentes aliadas. Puede parecer frío, pero a nadie le hace daño y te aseguro que regalarás momentos felices y ¿no es eso lo que más disfrutamos en una relación? “Mi esposo/a no dice lo que piensa o siente”. Las personas que se reservan sus sentimientos y emociones suelen ser personas que son más bien analíticas y muy enfocadas en ayudar a otros. Si tienes una persona así a tu lado crea un ambiente agradable para hablar, no le presiones, más bien haz preguntas para que él/ella misma llegue a la conclusión. Usa un tono agradable y hazle saber que te importa lo que tiene que aportar. Utiliza “nosotros” en lugar de “tú”.
  • ¿Por qué necesitan tanto que cada uno ame más a Dios de lo que se aman mutuamente? Sí, suena bastante obvio, pero si alguno de los dos se llegara a plantear la posibilidad de divorciarse esto le ayudará a tomar la decisión correcta. Recuerda por sobre todas las cosas que haz hecho un pacto con esa persona y lo que significa haberlo hecho. Conlleva beneficios y obligaciones y necesita nutrirse de ambas partes. Hay un punto en el que tienes que confiar en Dios y creerle. Creer que tiene un propósito con todas las situaciones difíciles, creer que él está haciendo algo, aunque parezca que no oye tus oraciones, aunque pase el tiempo. Nos casamos porque amamos a la persona y algunos días seguimos casados porque amamos a Dios. No quiere decir que hayamos dejado de amar a la otra persona, quiere decir que confiamos en Dios, en que todo ayuda para bien y que no vamos a dejar que se rompa nuestro matrimonio pase lo que pase. Claro está, no estamos contemplando casos que impliquen cualquier tipo de violencia sicológica o física entre otros.
  • El matrimonio es una competencia. Sí que lo es. No dejes que todo recaiga en la otra persona. Mas bien apúntate a esta competencia de hacer sentir bien al otro. Quien da los mejores abrazos, quien dice las palabras mas bonitas, quien es más atento/a, romántico/a, quien prepara sorpresas y tantas áreas bonitas e importantes en las que competir. Haz un trabajo de investigación para saber en qué área tu esposo/a se siente más amado y ¡a trabajar! Recuerda: esto es una competencia, los dos deben participar.

Podría hacer la lista más larga, pero he aquí lo más importante. Una cosa he entendido: el tiempo pasa rápido. Aprovéchalo al máximo, crea recuerdos bonitos en familia, piensa que tienes que distribuir esas 24hrs diarias entre tantas cosas que debes hacerlo sabiamente. Cuando estés en el cielo tu cónyuge no será tu cónyuge, vívelo aquí y ahora.

Fuente: novum.aeridis.com

Avatar
Author

Write A Comment