Lo que realmente significa ser un hombre de Dios
,

Lo que realmente significa ser un hombre de Dios

Un hombre con las manos en alto en señal de alabanza, Hombre de Dios
«Cuando era niño, hablaba como un niño, pensaba como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice hombre, dejé de lado las cosas de niño». (1 Corintios 13:11)

Es probable que surja una pregunta importante para cualquier niño que crezca en la fe cristiana, como reflejo del envejecimiento y de la maduración del carácter. La pregunta es la siguiente: ¿qué significa realmente ser un hombre de Dios? La sabiduría social sugiere que todo niño entra en un período de transición de ser un niño a ser un adulto. Consideramos este tiempo como la adolescencia, y al final, idealmente, el adolescente que se convierte en adulto es un adulto no sólo por edad sino por carácter. Una niña se convierte en una mujer. Y un niño se convierte en un hombre. Sin embargo, para que un chico se convierta en un hombre de Dios, debe adoptar un carácter que no sea como el del mundo, sino un reflejo de Jesús.

«No os conforméis a este siglo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que podáis discernir cuál es la voluntad buena, agradable y perfecta de Dios». (Romanos 12:2)

He aquí tres importantes figuras masculinas de las que podemos aprender.

¿Qué significa ser un hombre de Dios?
Responder a la pregunta anterior requiere que reconozcamos que hay un marcado contraste entre la forma en que el mundo ve a los hombres y la forma en que la Biblia ve a los hombres. Por ejemplo, la América moderna no tiene en alta estima a los hombres ni a la masculinidad. La masculinidad recibe etiquetas como «tóxica», y la idea del patriarcado es condenada. En contra de estas creencias dominantes en el mundo, la Biblia sí tiene en alta estima a los hombres. Todos los apóstoles de Jesús eran hombres, la Biblia fue escrita principalmente por hombres y, según las Escrituras, el hombre debe ser el cabeza de familia (Efesios 5:22-23). La elevación del hombre en la Biblia no equivale a la superioridad sobre la mujer. Cuando Eva fue creada de Adán, fue tomada de su costilla (Génesis 2:22). Ella no fue creada de su pie, indicando su superioridad sobre la mujer, ni de su cabeza, indicando su inferioridad, como afirma el Dr. James M. Tour en su sermón sobre el Libro del Génesis. Ella fue tomada de su costado. El hombre y la mujer son, pues, iguales, incluso cuando desempeñan papeles diferentes en la vida privada o pública. Por tanto, ser un hombre de Dios no es algo que deba condenarse, sino que debe fomentarse. Para cualquier niño que se convierta en hombre, o para los hombres que intenten comprometerse más a fondo con Dios, hay una respuesta a la pregunta. Como es lógico, la Biblia ofrece numerosos ejemplos de cómo podemos llegar a ser hombres de Dios.

¿Cuál es un ejemplo de hombre de Dios en las Escrituras?
«Después de destituirlo, levantó a David como rey de ellos y testificó acerca de él: ‘He encontrado a David, hijo de Isaí, como un hombre según mi corazón, que cumplirá toda mi voluntad’». (Hechos 13:22)

Este relato de que Dios favoreció a David proviene de los escritos de Lucas, compañero de Pablo en la Biblia. Aquí se menciona a David como sustituto del liderazgo de Saúl sobre los israelitas. Por otros pasajes de la Biblia, sabemos que David fue un pastor que se convirtió en rey. No sólo superó la amenaza de Saúl, sino que también derrotó a amenazas como Goliat.

¿Encontró David el favor de Dios debido a sus logros, o lo favoreció Dios a pesar de su trabajo?

Lo que podemos aprender de David es que para aquellos que creen, Dios siempre nos guía. Tenemos su favor porque somos sus hijos (1 Pedro 2:9). David no era en absoluto un hombre perfecto. En un acto significativo de pecado, mandó a asesinar a un hombre para poder tomar la esposa de éste como propia (2 Samuel 11:26-27). Este acto, entre muchos otros, desagradó al Señor. Sin embargo, Dios amaba a David a pesar de sus pecados. Y David amaba a Dios. La vida de David revela la lucha que todos tienen dentro de sí mismos. Luchamos por complacernos a nosotros mismos o por complacer a Dios. Aunque David se equivocó a veces, siguió tratando de complacer a Dios. Leemos esto explícitamente en los salmos escritos por David, donde exalta al Señor. David da crédito a Dios por haberlo creado (Salmo 139:13), David reconoce a Dios por protegerlo (Salmo 8:3-4), y David da a Dios total confianza y autoridad sobre su vida (Salmo 13:1-6).

Ya sea que estemos en un punto bajo o alto de la vida, perseguir a Dios siempre nos ayuda a vivir la vida al máximo porque estaremos viviendo la vida para Dios, no para nosotros mismos. Perseguir el corazón de Dios no significa que vivamos la vida perfectamente, pero sí significa que nos esforzamos por crecer de acuerdo con sus deseos.

¿Qué podemos aprender de Jesús sobre el amor?
«Esposas, someteos a vuestros maridos como al Señor, porque el marido es la cabeza de la mujer como Cristo es la cabeza de la Iglesia. Él es el Salvador del cuerpo». (Efesios 5:22-23)

El primer verso podría ser malinterpretado como lo que la sociedad americana moderna considera la masculinidad tóxica. Sin un pensamiento crítico, el versículo podría interpretarse como que las mujeres deben someterse voluntariamente a los hombres sin importar las circunstancias. Sin embargo, el segundo verso añade una importante aclaración. Las mujeres deben someterse a los hombres, no para ser abusadas o manipuladas, sino para ser amadas y protegidas. Jesús amó a la iglesia; los maridos deben amar a sus esposas.

Basado en lo que Jesús revela a través de sus palabras y carácter, ser un hombre de Dios implica amar a nuestras parejas, incluyendo a la esposa o novia. Amamos con autoridad, protección y dirección.

Que Jesús declare que las esposas deben someterse a los maridos significa que los hombres tienen el honor y la responsabilidad de cuidar a sus contrapartes. Podemos evaluar nuestro éxito en esta área simplemente comparando nuestro carácter con el de Jesús. Podemos estudiar la forma en que Jesús trató a la iglesia y a sus discípulos, y luego preguntarnos dónde podemos emular mejor ese comportamiento.

¿Qué podemos aprender de Pablo sobre la fe y la redención?
«Por lo tanto, no nos rendimos. Aunque nuestra persona exterior se destruye, nuestra persona interior se renueva día a día». (2 Corintios 4:16)

Parte de ser cristiano y ser hombre es perseverar bajo la presión de la tribulación. El sufrimiento puede venir en forma de trabajo, de matrimonio, de tentación, pero en cada circunstancia, tenemos una opción en cómo responder. Estas palabras de Pablo apuntan a esta verdad.

No importa lo que suceda externamente, y aunque envejecemos y nos acercamos a la muerte cada día, podemos renovar nuestras mentes y almas emulando a Jesús. Como sabemos por Jesús, no somos inmunes a las tentaciones del pecado, y a veces podemos actuar como David y caer. Pablo también tuvo sus luchas, llegando a perseguir a los cristianos antes de convertirse a la fe.

No importa dónde estemos en la vida o lo que hayamos hecho, Dios puede usarnos para promover su reino. Él puede convertirnos de hombres del mundo a hombres de su reino. Simplemente tenemos que ser como Pablo y tomar la decisión de seguir a Dios. Entonces, cuando veamos que nuestros cuerpos se deterioran con los años, seguiremos encontrando la alegría de saber que nuestro espíritu anhela cada vez más estar con Dios.>

Cómo ser un hombre de Dios
Dios habló: «¿No te he ordenado que seas fuerte y valiente? No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor, tu Dios, está contigo dondequiera que vayas». (Josué 1:9)

Pablo escribió: «Porque, ¿intento ahora persuadir a la gente o a Dios? ¿O me esfuerzo por complacer a la gente? Si siguiera tratando de agradar a la gente, no sería siervo de Cristo». (Gálatas 1:10)

Timoteo dijo: «Pero tú, hombre de Dios, huye de estas cosas, y persigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la resistencia y la mansedumbre». (1 Timoteo 6:11)

El Padre y todos estos otros hombres proporcionan respuestas a la pregunta: «¿Qué significa realmente ser un hombre de Dios?»

La compleja pregunta se hace mucho más comprensible cuando nos sumergimos en las Escrituras. Leer lo que Dios dice sobre la hombría demuestra que no necesitamos adivinar o confundirnos con los ejemplos que da el mundo. La definición mdel mundo para los hombres y la masculinidad cambia con la marea de la cultura, pero la palabra de Dios sigue siendo la misma porque Él sigue siendo el mismo (Hebreos 13:8). El proceso de ser transformado a la imagen de Cristo no se logra de la noche a la mañana. Por lo tanto, es probable que nos hagamos esta pregunta varias veces a lo largo de la vida. Hacerse la pregunta varias veces no es problemático en sí mismo. Donde debemos tener cuidado es en identificar de dónde sacamos nuestras respuestas. Debemos buscar las respuestas en las fuentes adecuadas; ¿qué mejor fuente de sabiduría que la Biblia? Las Escrituras están repletas de ejemplos de hombres que muestran al hombre moderno cómo perseguir a Dios, tanto en palabra como en acción. Cuanto más nos parezcamos a Jesús, seguramente más nos acercaremos a Dios, pero también serviremos de ejemplo divino para nuestras esposas, hijos, amigos y comunidad. Eso es ser un verdadero hombre de Dios.

Autor: Aaron Brown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.