web analytics

Leyendo encontré esta historia que me recordó una época en mi vida difícil, y que quizás tú estés o ya has vivido, pero que nos ayuda a recordar lo que Dios es capaz de hacer por amor a nosotros.

«No quería tener nada que ver con la fe. Eso cambió la noche que intenté quitarme la vida. Yo crecí con padres misioneros idealistas que todo quería que fuera perfecto. Persiguieron una vida ministerial en el extranjero, pero después de que me diagnosticaron leucemia cuando era niña, nos dejaron en el estado y luchamos financieramente. Nos mudamos mucho: Hawai, luego Nepal, luego de regreso a Hawai, luego a Nuevo México.

Durante la mayor parte de mi adolescencia, vivimos en Albuquerque, y durante ese tiempo, comencé a resentirme por las formas en que Dios nos permitió sufrir. Comencé a pensar que Dios era cruel, un Dios escaso y mezquino que miraba para otro lado cuando estábamos en necesidad. Mis padres me dieron espacio y no me obligaron a ir a la iglesia con ellos, pero sabía que oraban para que yo viniera a conocer a Cristo. Mi padre a menudo decía: «Creo que Dios tiene un llamado en tu vida, Annie». Pero no quería tener nada que ver con la fe.
Todo cambió a mediados de mi tercer año. Mis padres obtuvieron otra oferta de trabajo en el ministerio y nos mudaron de regreso a Hawai.

 Cuando llegamos a Pahoa, mi papá inspeccionó la casa que el ministerio nos había proporcionado. Era imposible de vivir. La casa no tenía tuberías ni paredes interiores, solo una losa de hormigón que se juntaba con charcos de agua infestada de mosquitos. El moho verde y pesado escalaba las ruinas de cemento y la jungla se alzaba alrededor de la casa, vides ingobernables que se rompían a través de vidrios de ventanas destrozados. Nadie había volado a la Isla Grande para inspeccionar la casa o la propiedad durante años, y se había vuelto inhabitable.

Vivíamos en Nepal a principios de los años 80 en una cabaña de estiércol, por lo que nunca nos acusarían de ser de alto mantenimiento, pero esto era ridículo. El ministerio acordó pagar la mitad del alquiler de las viviendas habitables. Pero incluso un mes después de que nos mudáramos, no teníamos muebles y no podíamos darnos el lujo de comprarlos ahora que teníamos que pagar una renta parcial. Teníamos dos sillas de jardín en la sala de estar y un futón en el suelo. A pesar de nuestra situación, mis padres decidieron quedarse y ver lo que Dios proveería para nosotros.
La lluvia en Pahoa cayó en sábanas constantes, golpeando nuestro techo de metal como un asalto. Y lo tomé simplemente como eso: un ataque personal. Me senté en nuestro porche trasero, una losa de hormigón con una cubierta de hojalata, escuchando cómo la lluvia pisaba como disparos rápidos mientras arrastraba con fuerza mi cigarrillo. Este fue mi infierno personal.

Reconciliar estos años de pobreza y dolor con un Dios amoroso y misericordioso parecía imposible. No podía creer en un Dios que continuamente nos abandonaba. Me duele en todas partes. No encajo en ninguna parte. El hogar no era un lugar que pudiera sentir. Y sin embargo, me encontré con Dios allí una noche. O Dios me encontró.
Había estado lloviendo durante 42 días seguidos cuando consideré quitarme la vida. No tenía transporte, ni licencia, y no tenía ninguna esperanza de conseguir uno pronto. Estaba a kilómetros de distancia de la civilización y tan sobrio como siempre.

En Albuquerque, había aprendido a silenciar el tormento que sentía por dentro. Me sentí invencible, inmortal, inmune al hambre y la sed, y las demandas incesantes de frenar, de dormir, de recargar energías. Mi mente era una colonia de secretos y esquemas. Pero es una ley desafortunada que lo que sube debe bajar.

Esa noche en Hawai, ciega de lágrimas, comencé a saquear el botiquín del baño y a reventar los cajones. Decidí que era hora de callar ese zumbido constante de una vez por todas. Quería que las sombras desaparecieran y que las voces se detuvieran, y creía que la muerte era la única manera. Mi mano temblaba mientras recogía la frágil navaja desechable. Lo sostuve sobre mi piel, intentando reunir el coraje para hacer el corte profundo. Antes había coqueteado con la muerte, pero lo suficiente como para quitarme el pelo hacia atrás, solo lo suficiente para hacerme sentir un poquito más vivo. En ese momento de desesperación, clamé a Dios: ¡Nunca pedí nacer! Nunca pedí nada de esto! Nunca imaginé que Dios me respondería. Pero lo hizo. Me encontré silenciada, descalza y con las palmas abiertas, extendida como una ofrenda por el suelo. Estaba lista para quitarme la vida y, en cambio, me encontré dispuesto por Dios: físicamente derribado e inundado con una paz que, hasta el día de hoy, no puedo describir completamente. Sentí la resucitación de la gracia.

Después de esa noche, sin embargo, comencé a poner excusas. Tal vez Dios se revela a las chicas desesperadas en pisos de linóleo desconchados en medio de un monzón y dice: “Tú me perteneces. Te he amado con un amor eterno. Tú eres mía ”. Pero eso fue demasiado para para comprenderlo. Quería que algo explicara la posibilidad real y terrible de que Dios existía y que él quería algo de mí. Pensé que tal vez era la respuesta de mi cuerpo a todas las hormonas del estrés y que mis piernas acababan de agotarse. Pero incluso con todas mis justificaciones, no podía negar que sentía algo que nunca antes había sentido. Sentí a Dios.

Mis padres me habían dado una Biblia que nunca usé y en cambio me metí debajo de una pequeña mesa de venta de garaje en mi habitación para equilibrar las piernas. Lo saqué y comencé a leerlo por la noche detrás de la puerta cerrada. No quería que mis padres se enteraran. No quería que mi padre dijera: «Sabía que Dios tenía una llamada en tu vida, Annie». No quería ningún espiritual «te lo dije, te lo dije.»

Mi cama era un trozo de espuma de cáscara de huevo enrollada, del tipo que colocas en un colchón real (en caso de que realmente tengas un colchón), y no lo suficientemente gruesa como para evitar que mis caderas se duerman y duelen toda la noche. Mientras leía mi Biblia, me enfrenté a preguntas y temores. Me tumbaba en la oscuridad con Dios y susurraba oraciones al vacío, esperando que alguien me respondiera. Al igual que Jacob luchando con Dios durante la noche, esta lucha cambió mi identidad y me cambió el nombre.

En el Libro de Génesis, cuando Jacob ora por primera vez por la protección y liberación de Esaú, ora al Dios de su padre Abraham y su padre Isaac. Después de que él lucha con Dios y sus oraciones son respondidas, Jacob elige un altar con su nuevo nombre, Israel. Él lo llama El-Elohe-Israel, que significa «Dios, el Dios de Israel».

Cuando luché con Dios, él me llevó a ese mismo lugar de debilidad. Esta debilidad no me dejó más vulnerable ante mis enemigos, reales o imaginarios. En cambio, me enseñó que, aunque todos caminamos con los pies inestables, podemos confiar en el Dios de nuestros padres y más aún, en el Dios que se revela directamente a nosotros, un Dios desenmascarado, un Dios que nos permite agarranos de Èl en la oscuridad. En estos tiempos de lucha, podríamos encontrarnos transformados. Podríamos sentir el toque de Dios dislocando nuestra cadera al amanecer. Dios nos puede llevar al suelo.

No estoy curada de la manera que uno podría imaginar. Todavía tengo secuelas de lo vivido. A veces sigo luchando con la ideación suicida. Tomo medicamentos antipsicóticos y antidepresivos para mantenerme viva. Estas también son formas en que Dios me encuentra en la colchoneta, me encuentra en la oscuridad y me permite agarrarlo.

Hasta el día de hoy, llevo los moretones de esas noches inquietas, de una estera demasiado delgada y una parálisis tan severa que solo podía colocarme a los pies de Jesús. A veces recuerdo la fina espuma de mi cama y el dolor en mis caderas mientras luchaba con Dios. Pienso en mis padres que deciden quedarse en Hawai y esperar en el Señor. Agradezco a Dios por la obediencia de mis padres, por ayudar a dar testimonio de la bondad de Dios en ese horrible arriendo en el que creí por primera vez. Volví a la vida en esa casa que no era una casa. Fue el lugar donde conocí a Jesús y el lugar donde aprendí que siempre me habían llamado. «

Muchas veces, pasamos por situaciones difíciles, unas más duras que otras, según nosotros, pero sin duda Dios siempre pone una prueba sabiendo que somos capaces de superarla. Sin embargo cuando pasamos por circunstancias difíciles, llegamos incluso q pensar en quitarnos la vida y creemos que con eso hemos resuelto nuestros problemas, esto sin duda es un ataque de Satanás, donde quiere robarnos nuestra identidad en Cristo, hacernos vulnerables a Él y que no seamos capaces de superar estás pruebas que al final, moldean nuestro carácter en Cristo.

«¡Miren ahora, yo mismo soy Dios! ¡No hay otro dios aparte de mí! Yo soy el que mata y el que da vida, soy el que hiere y el que sana. ¡Nadie puede ser librado de mi mano poderosa! Deuteronomio 32:39 NTV»

Aquí vemos cómo Dios es el único que puede darnos y quitarnos la vida, nadie puede librarse de su mano, y si tomamos la decisión de quitarnos la vida, estaremos actuando en su contra.

Yo diría que todos debemos pasar en algún momento de nuestras vidas por algo difícil para que Dios pueda se glorificado en nosotros. El «tocar fondo» como le llamo yo a esa situación en la que sientes que no puedes más y lo único que quieres hacer es acabar con tu vida, es algo que como creyentes en Dios, debemos hacer. Lo principal de todo es buscar ayuda (padres, pastores, líderes etc) sé que muchas veces cuesta buscar ayuda, por el qué dirán o por no molestar, pero cuando pensamos esto es porque aún no hemos conocido como funciona el cuerpo de Dios. La iglesia no solo debe estar para escuchar la palabra y enseñarnos sino también para apoyarnos en momentos difíciles.

«Los que buscan su ayuda estarán radiantes de alegría; ninguna sombra de vergüenza les oscurecerá el rostro.
Salmos 34:5 NTV»

En mi caso, pasé por una situación difícil donde un día me vi en la calle, literalmente, no tenía donde dormir. Y lo comenté con un líder de la iglesia y en seguida la iglesia actuó, hermanos de la iglesia me ofrecieron sus casas a cambio de nada. Así funciona un cuerpo y es lo que Jesús nos pide, que ayudemos al necesitado, no solo el que está en la calle sino al que necesita oración, apoyo, etc. Para mí fue muy difícil, ya que nunca necesité y siempre ayude pero en esta situación difícil para mí, aprendí muchas cosas, entre ellas, tener fe en que Dios nunca abandona a sus hijos, a escuchar la voz de Dios, a saber cómo Dios siempre responde en el último segundo donde ya nuestras fuerzas no pueden más y se lo dejamos todo a Él.

Toda confrontación que pasamos o vivimos, es cuando Dios más actúa, es decir cuando más débiles somos Dios nos perfecciona.

«Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2 Corintios 12:9 RVR1960»

Si estás pasando por una situación difícil, no pierdas la esperanza, deja que Dios actúe en tí. Si estás desanimado o decepcionado como Annie, Dios buscará la manera en tocar tu corazón, pero eso sí, prepárate porque vivirás la mejor de las experiencias con Dios que ¡JAMAS OLVIDARÁS!.

«Pues me rescataste de la muerte; no dejaste que mis pies resbalaran. Así que ahora puedo caminar en tu presencia, oh Dios, en tu luz que da vida. Salmos 56:13 NTV»

Avatar
Author

Write A Comment