web analytics

Hace muchos años, comenzó a circular el mito de que, si los padres son infelices, los niños también son infelices. Así que el divorcio podría ayudar tanto a los padres como a los hijos. «Lo que es bueno para mamá o papá es bueno para los niños», se asumió. Pero ahora tenemos una gran cantidad de investigaciones sobre el divorcio y los niños, todos señalando la misma verdad obstinada: los niños sufren cuando las madres y los padres se separan. (Y el divorcio tampoco hace más felices a mamá y papá).

Las razones detrás de las estadísticas preocupantes y el trauma emocional siempre presente son simples pero profundas. Un consejero y terapeuta licenciado en una universidad de Estados Unidos escribe:

Los niños (y los niños adultos) tienen la actitud de que sus padres deben poder resolver cualquier problema. Los padres, son percibidos por los niños como personas muy competentes con habilidades sobrenaturales para satisfacer las necesidades de los niños. Ningún problema debería ser demasiado grande para que lo manejen sus padres. Para un niño, el divorcio destruye esta seguridad y creencia básicas con respecto a la capacidad de los padres para cuidarlos y tomar decisiones que realmente consideran su bienestar.

Los niños tienen la firme convicción de que solo hay una relación familiar correcta, y esa es la relación entre mamá y papá. Cualquier otra configuración de relación presenta un conflicto o traición a su comprensión básica de la vida. En el divorcio, los niños tienden a resentirse tanto con el padre custodio como con el padre ausente.

Si bien prácticamente todos los niños sufren la pérdida de la relación y la seguridad descritas anteriormente, para muchos, las cicatrices emocionales tienen consecuencias adicionales más visibles. Más de 30 años de investigación continúan revelando los efectos negativos del divorcio en los niños. La mayoría de estos efectos medibles se calculan en mayores riesgos. En otras palabras, el divorcio no significa que estos efectos definitivamente ocurrirán en su hijo, pero sí aumentan los riesgos en gran medida. Las probabilidades son simplemente contra tus hijos si te divorcias.

¿Sabías que España es el 5to país con más divorcios en toda Europa? Sí, constituye un 61% de divorcios siendo los primeros países Bélgica, Portugal, Hungría y República Checa, esto según datos de un artículo escrito por “el periódico”, en donde aparece una parte muy curiosa que dice “En el otro lado de la balanza se encuentran países centro y sudamericanos, donde el factor religioso se convierte en un motivo de peso a la hora de mantener estables los matrimonios”. Aquí podemos ver como tener temor de Dios, es tan importante en una relación, los conflictos pueden arreglarse en gran manera siempre y cuando ambos, sean creyentes.

Las investigaciones que comparan a los hijos de padres divorciados con niños casados ​​muestran que:

  1. Los niños de hogares divorciados sufren académicamente. Experimentan altos niveles de problemas de comportamiento. Sus calificaciones sufren, y es menos probable que se gradúen de la escuela secundaria.
  2. Los niños cuyos padres se divorcian son sustancialmente más propensos a ser encarcelados por cometer un delito como un menor de edad.
  3. Debido a que los ingresos del padre con custodia se reducen sustancialmente después del divorcio, los niños en hogares divorciados tienen casi cinco veces más probabilidades de vivir en la pobreza que los niños con padres casados.
  4. Los adolescentes de hogares divorciados tienen muchas más probabilidades de participar en el uso de drogas y alcohol, así como en las relaciones sexuales que los de familias intactas.
  5. Antes de que diga «No es mi hijo», recuerde que los niños y adolescentes representados en estas estadísticas son niños normales, probablemente no muy diferentes a los suyos. Sus padres tampoco pensaron que se involucrarían en estas cosas. Una vez más, estamos ante un aumento de riesgos.
  6. Los niños de hogares divorciados experimentan enfermedades con mayor frecuencia y se recuperan de la enfermedad más lentamente.
  7. También son más propensos a sufrir abuso infantil.
  8. Los hijos de padres divorciados sufren con más frecuencia síntomas de angustia psicológica.
  9. Y las cicatrices emocionales del divorcio duran hasta la edad adulta.
  10. El alcance de este último hallazgo (los niños sufren emocionalmente por el divorcio de sus padres) se ha subestimado en gran medida. Obviamente, no todos los hijos de divorcios cometen delitos o abandonan la escuela. A algunos les va bien en la escuela e incluso se convierten en grandes triunfadores. Sin embargo, ahora sabemos que incluso estos niños experimentan un trauma emocional profundo y duradero.

Para todos los niños, el divorcio de sus padres colorea su visión del mundo y las relaciones para el resto de sus vidas.

La psicóloga Judith Wallerstein siguió a un grupo de niños divorciados desde la década de 1970 hasta la década de 1990. Al entrevistarlos a los 18 meses y luego a los 5, 10, 15 y 25 años después del divorcio, esperaba encontrar que se habían recuperado. Pero lo que encontró fue desalentador: incluso 25 años después del divorcio, estos niños continuaron experimentando expectativas sustanciales de fracaso, temor a la pérdida, temor al cambio y temor a los conflictos.

Veinticinco años después, los niños en el estudio de Wallerstein fueron especialmente desafiados cuando comenzaron a formar sus propias relaciones románticas. Como explica Wallerstein, «Al contrario de lo que hemos pensado durante mucho tiempo, el mayor impacto del divorcio no se produce durante la infancia o la adolescencia. Más bien, se eleva en la edad adulta a medida que las relaciones románticas serías ocupan un lugar central. La ansiedad conduce a muchos hijos adultos de divorciados a tomar malas decisiones en las relaciones, renunciar a toda prisa cuando surgen problemas o evitar las relaciones por completo «.

Específicamente, en comparación con los niños de hogares intactos, los niños que experimentaron el divorcio de sus padres ven el sexo prematrimonial y la convivencia de manera más favorable. Esta es una noticia preocupante, dado que las parejas que cohabitan tienen más rupturas, mayor riesgo de violencia doméstica y es más probable que experimenten el divorcio.

Detrás de cada una de estas estadísticas hay una vida: un niño, ahora un adulto, que aún enfrenta las emociones provocadas por el divorcio.

Como dijo Wallerstein, «los niños en mi estudio tuvieron dificultades para recordar a la familia antes del divorcio … pero lo que recordaron sobre los años posteriores al divorcio fue su sensación de que ambos padres los habían abandonado. su pesadilla del abandono se había hecho realidad «.

Los padres tienden a querer que sus propias necesidades sean satisfechas después de un divorcio, para encontrar la felicidad nuevamente con alguien nuevo. Pero no solo los viejos problemas vuelven a aparecer para los adultos, sino que también se agregan nuevos problemas para los niños. Como observó Wallerstein, «no es que los padres amen menos a sus hijos o se preocupen menos por ellos. Es que están totalmente comprometidos en la reconstrucción de sus propias vidas, económica, social y sexualmente. Las necesidades de los padres y los niños a menudo no están sincronizadas durante muchos años después de la ruptura «. Los niños se sienten nuevamente abandonados cuando los padres buscan mejores relaciones después de la ruptura.

Los sentimientos de abandono y confusión solo se combinan cuando uno o ambos padres encuentran un nuevo cónyuge. Un segundo matrimonio trae complicaciones y nuevas emociones para los niños, sin mencionar las nuevas hermanastras, los padrastros y las madrastras, quienes a menudo compiten por la atención de los padres, y el ajuste puede ser aún más difícil, porque son los adultos quienes eligen nuevas familias, no los niños. La alta tasa de divorcios del segundo matrimonio puede hacer que los niños se tambaleen de otra pérdida.

Lo que los padres ven como una salida rápida a menudo resulta en un daño emocional que los niños llevarán durante 30 años o más. El divorcio no es poca cosa para los niños. Es el violento desgarro de sus padres, una pérdida de estabilidad y, a menudo, un shock total. Si bien a menudo pensamos que los niños son resistentes, pasar por tal trauma es mucho pedirles a nuestros hijos.

A la luz del hecho de que la mayoría de los matrimonios que se dirigen al divorcio pueden salvarse y convertirse en grandes matrimonios, los padres deben hacer una larga pausa antes de elegir el divorcio. Si bien puede parecer una solución para usted, no es una salida fácil para usted o sus hijos.

Y con todo este tema, la idea no es juzgar los motivos o vivencia de los padres o personas que han tenido que pasar por un divorcio, sino que tomemos en cuenta estos 10 puntos importantes que no debemos olvidar si en un futuro se nos presenta una situación de divorcio. Por otro lado, aquellas personas que están divorciadas, seguramente ha sido un proceso muy doloroso y que a la hora de elegir si volver o no a casarse, debe ser algo que como en mi post anterior hablé sobre el “DIVORCIO- NUEVO MATRIMONIO” debe tomarse en cuenta si ante Dios está bien volver a casarse o si no puedes hacerlo por el motivo la cual ha sido tu divorcio, se debe tomar en cuenta que en el caso de que no se pueda volver a casar, tampoco podrá tener una relación sentimental o de noviazgo con otra persona, ya que el propósito de estar con alguien ya sea en conocerse para algo más, y ese mas va en pro a ser novios en un futuro, y luego casarse, se debe pensar en que no podrá finalizarlo y que esto solo le llevará al pecado, con lo cual no se estaría honrando a Dios.

Pero aquellos que si pueden rehacer sus vidas deben tomar en cuenta esta series de factores por la cual sus hijos podrán pasar y deberán hablar con ellos, orar por sus corazones y elegir sobre todo a esa nueva persona de una manera sabia, no repetir los mismos patrones de antes, ya que muchas veces no se ha sanado las heridas de una anterior relación, cuando ya se esta iniciando otra y no se ha sido sabio ni paciente, y sobre todo no se ha pensado en como influiría esta persona en la vida de mis hijos, porque los padres muchas veces solo piensan en que sean buenos para ellos, mas no para los hijos y aquello puede ir de mal en peor, que estando solos y continuar.

Para ello, pido que leas la biblia si tienes esta situación, que pongas todo en manos de Dios, nada de lo que hagamos con nuestras fuerzas o voluntad podrá terminar bien. Es importante aprender a escuchar la voz de Dios antes que nuestras propias necesidades o deseos.

Sabiduría y prudencia son palabras claves para esta situación.

No te desanimes si aun no ha llegado esa persona idónea, si lo dejas en manos de Dios y solo pones tu mente y corazón en Dios, estoy completamente segura que llegará esa persona que tanto anhelas. Dios conoce nuestro corazón. Sin embargo, aunque no sea así te invitamos a seguirnos en nuestras redes y estés atento/a para cuando iniciemos nuestros eventos y puedas venir y conocer personas con tu misma fe y hacer amistades fuertes en Cristo, que posiblemente estén pasando por la misma situación y puedas hacer aun más ligera tu carga, sin olvidar que lo mejor es dejársela a Dios.

Avatar
Author

Write A Comment