web analytics

Muchas veces surge la duda, o la pregunta. ¿realmente es correcto ser amigo de mi ex?, pienso que como muchas personas muchas veces nos ha pasado que hemos tenido una buena amistad, o venimos de ser antes buenos amigos y es difícil al final de la relación cerrar este ciclo y mas si se tienen amigos en común, ya se ya de la iglesia, algún deporte o simplemente tus amigos de siempre.

Sin embargo, en definitiva, es lo mas conveniente, debemos dejar a un lado los sentimientos, recuerdos o muchas veces esperanzas, que hacen que tu corazón no se despegue de él/ella.

Es difícil cuando una relación se acaba, siempre uno de las dos personas quedas con la esperanza de que volverán, pero ese hace daño a su corazón por mas que diga que no espera que vuelva o que se sientes bien. ahora bien, las chicas actuamos diferentes que los hombres, nos cuesta mas asimilar muchas veces una ruptura más, que los chicos. Esto no quiere decir que ellos no sientan o no la pasen mal, es simplemente que el cerebro de las mujeres y de los hombres funcionan de manera diferente. De igual manera Dios nos dice que debemos guardar muestro corazón. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Proverbios 4:23”.

Debemos aprender de nuestras experiencias de vida, así mismo de nuestra relación anterior, algo importante que como cristianos debemos hacer es “renovar nuestra mente” para así hacer que nuestras acciones sean diferentes, aprender de aquello que pudo haber dañado nuestra relación anterior o que de cierta manera sabemos que no esta bien ante Dios, como celos, malos tratos, gritería, el menospreciar a la otra persona, orgullo, etc. Ninguna de estas cosas es agradable a Dios y por tanto todo aquello que agrade a Dios, agradará al hombre. Una forma practica de saber en que podemos estar fallando es detallando los frutos del espíritu uno a uno y autoevaluarnos para saber cuales tenemos y cuales debemos pedir a Dios que moldee en nosotros “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23”. Si desglosamos cada uno de estos y vemos que en uno fallamos, en ese debemos de pedir a Dios que moldee en nuestro corazón, pero para ser agradables a Él.

Pondré un caso de una chica:

No pude comer. No pude dormir ¿Cómo podría alguien que me dijo que me amaba y que me apreciaba simplemente alejarse? Recuerdo que me levanté por la mañana y me di cuenta de que el final de nuestra relación de dos años no era solo un mal sueño. Tenía un nudo en el estómago y me envolvían sentimientos de tristeza y devastación. ¿Volvería a conocer la felicidad otra vez?

Para agravar el problema: a pesar de que este joven pensó que era mejor que rompiéramos, me hizo saber que todavía sentía algo por mí y quería «seguir siendo amigos». Entonces, fuimos a nuestras dos universidades diferentes para comenzar nuestro segundo año. Año en un lío de emociones complejas.

Durante tres meses, monté una montaña rusa emocional cada vez que vi un correo electrónico con su nombre adjunto, recibí una llamada telefónica de él y, especialmente, cuando me pidió que me viera durante el verano. Seguramente me iba a decir cuánto me extrañaba y quería volver a estar juntos. Pero después de horas de conversación, no dió ningún indicio de reiniciar nuestra relación. Cuando le pregunté al respecto, sus palabras cortaron como un cuchillo: «Eres como una hermana en Cristo para mí».

¿Solo amigos?, Me pregunté.

Entonces me di cuenta de que ser «solo amigos» no me estaba ayudando a seguir adelante. Estaba viviendo en lo que esperaba que sucediera, en lugar de vivir en el presente. Con todo el coraje que pude reunir, le pedí a mi ex novio que dejara de llamarme, que no me enviara un correo electrónico y que dejara de pedirme que me viera. Simplemente era demasiado difícil seguir adelante cuando siempre esperaba que nos volviéramos a juntar. Dando este gran paso hacia adelante, y todo el dolor que lo acompañó, me hizo estudiar mi Biblia como nunca antes. Estaba buscando esperanza en medio de mi corazón sangrante. Los salmos eran como una medicina calmante para mi alma adolorida:

“El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los aplastados en espíritu. Muchas son las aflicciones de los justos, pero el Señor lo libra de todos ellos.  Salmo 34: 18–19”

“¿Por qué estás abatido, oh alma mía, y por qué estás agitado dentro de mí? Esperanza en Dios; porque lo alabaré de nuevo, mi salvación y mi Dios.  Salmo 42: 5–6 “

Y la promesa del Salmo 84:11 , que Dios no le negaría nada bueno a quienes caminan rectamente, fue la roca a la que me aferré cuando lo extrañé y tuve la tentación de no confiar en mi propia decisión. Elegir no comunicarme con mi ex novio fue un acto de confiar en Dios. Tan tentado como lo estaba por llamarlo por varias razones, manipularme para verlo, o encontrar excusas para enviar correos electrónicos (¡los mensajes de texto no eran una opción hace muchos años o WhatsApp!), Creer en la promesa de..  “Porque sol y escudo es de Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad. Jehová de los ejércitos, Dichoso el hombre que en ti confía. Salmo 84:11”

Razoné que, si realmente me amaba y deseaba volver a estar conmigo, me perseguiría de todo corazón. Hasta entonces, necesitaba dejar ir y seguir adelante con mi vida.

Cinco maneras de seguir adelante después de una ruptura

Recientemente recibí un par de mensajes de mujeres solteras que se preguntaban cómo manejar el dolor y la soledad de una ruptura. Una mujer joven sentía que todavía necesitaba seguir siendo amiga de su ex novio para mostrarle el amor de Cristo. Ella describió el intenso dolor que sintió cuando él terminó su relación y la complejidad de verlo casi todos los días en el trabajo. Sin embargo, ella todavía le pidió que siguiera siendo amigo de ella a pesar de la incomodidad de su situación.

Reconozco que cada relación es única y no pretendo saber todas las respuestas a ninguna de ellas. Pero quiero evitar que los solteros piensen que pueden seguir siendo «solo amigos» con alguien con quien tienen una relación romántica a largo plazo.

Poner nuestra esperanza en una relación renovada en lugar de poner nuestra esperanza en Dios y los planes que tiene para nosotros es peligroso. He visto a muchas mujeres jóvenes que se enredan repetidamente aferrándose a algo que no estaba destinado a ser. Entonces, si te encuentras con un corazón roto hoy, tentado de seguir enviando mensajes de texto o comunicándote con tu pareja anterior, considera estas formas de seguir adelante con tu vida y confía en el plan más grande de Dios.

1. Aferrarme a la Biblia.

Los dos años posteriores a esa ruptura a los que a menudo me refiero como mis años de “crecimiento de invernadero”. El dolor de mi corazón dolorido me envió a buscar las Escrituras para encontrar consuelo y esperanza. Deja que Dios use el dolor en tu vida para dirigirte a sus promesas de infinita alegría, fortaleza y esperanza.

2. Rodéate de comunidad cristiana.

Después de perder a la persona con la que probablemente más valioso pasarás el tiempo, necesitarás que otros te acompañen para escucharte y señalarte a Cristo. Los amigos que hice en el ministerio fueron un apoyo vital para mí (especialmente una mujer joven que invirtió cuatro años en discipularme durante ese tiempo difícil).

3. Sigue sirviendo.

Salga de sí mismo y del dolor que siente al buscar oportunidades para servir ( 1 Pedro 4:19 ). ¿Qué necesidades hay en tu iglesia que podrías llenar? ¿Hay alguna comida que puedas preparar para una nueva mamá, una adolescente más joven a la que puedas dirigir, un viaje misionero para el que puedas hacer tiempo en tu agenda? El verano después de mi ruptura, fui a un proyecto misionero de dos meses fuera del estado. Fue una de las mejores decisiones que tomé porque me ayudó a fortalecerme espiritual y emocionalmente.

4. Distanciarte tanto como sea posible.

Al año siguiente, después de nuestra separación, fui a un estudio en el extranjero. Agregar distancia física entre los dos, sin la posibilidad de encontrarnos en numerosos lugares, me ayudó a seguir avanzando. Incluso si se ven en la oficina, no salga de su camino para chatear y comunicarse.

5. Confía en que Dios es para ti, y no contra ti. No quitará nada bueno de aquellos que caminan rectamente ( Salmo 84:11 ). Dios promete atar las heridas de los quebrantados de corazón. La soledad y el dolor disminuirán cuando fije sus ojos en Jesús y confíe en que puede satisfacer mucho más allá de cualquier relación humana.

Muchas veces sin darnos cuenta, idolatramos a la persona con la que estamos o hemos estado ya que sentimos que sin él/ella no podremos continuar o incluso que no encontraremos otra persona. Esto realmente es creernos una mentira de satanás, ya que Dios tiene el control de todo y somos «la niña de sus ojos», por lo cual nos dará siempre lo mejor pese a nuestras malas decisiones. Si le buscamos y somos obedientes a Dios, Él nos dará lo mejor.

Sin duda, Lo mejor que se puede hacer ante una ruptura es alejarte por completo de tu ex, así podrás recuperarte, hacer todo aquello que en su tiempo no se pudo hacer como: leer la biblia, hacer estudios biblicos, oracion, devocionales, compartir con amistades cristianas que ayuden al crecimiento espiritual, servir en la iglesia, ir de misiones donde puedas alejarte de todo y entregar tu corazón completo a Dios, y en el caso de que no puedas salir de la ciudad, puedes tomarte un tiempo donde desconectes de todo, redes solicales (instagram, facebook, WhatsApp, etc).

Avatar
Author

Write A Comment