¿Cuáles son los 3 peores momentos para tomar una decisión?
,

¿Cuáles son los 3 peores momentos para tomar una decisión?

Cuando era un joven adolescente gamberro (travieso), perdí los nervios con mi madre mientras nos dirigíamos a casa un día. Ella conducía, intentando concentrarse en el ajetreado tráfico, y yo me quejaba de que no me dejaba salir con unos amigos, arruinando así mi corta vida adolescente antes de que empezara. Estaba más que enfadado, así que decidí llamarla con una palabra poco amable de cinco letras que nunca debes decir a tu madre. Fue… una mala decisión.

Sin apartar la vista de la carretera, y con una tranquilidad que aún hoy me asusta, me lanzó un rápido golpe que me alcanzó en medio de mi cara roja y enfadada. La sangre comenzó a fluir, y mi mente empezó a archivar esta experiencia en la sección «no te metas con mamá».

Antes de que penséis que mi madre es una persona horrible, debéis saber que es la persona más amable y generosa que conozco, y que me lo merecía. Permítanme volver a enfatizar la parte de «adolescente joven y travieso». Tomar buenas decisiones es de vital importancia en la vida, especialmente cuando están en juego cosas más importantes que tu cara, como tu futuro, tu matrimonio, tu carrera, la seguridad de tus hijos o tu salud en general.

Una buena decisión es saber cómo evitar tomar una mala.

Aunque muchas cosas pueden estar fuera de tu control cuando tomas una buena decisión, una de las herramientas más importantes a tu disposición es aprender a evitar tomar una mala. Así que, con eso en mente, veamos tres de los peores momentos para tomar una decisión y por qué.

Vamos a echar un vistazo a tres momentos cruciales en la vida de David y aprenderemos cómo tomar decisiones en el momento equivocado, pueden tener consecuencias nefastas.

La buena noticia es que no estás solo si has tomado una mala decisión en la vida, y que no es demasiado tarde para tomar una sabia. Posiblemente lo más sabio que puedes hacer es evitar tomar una decisión durante cualquiera de estos tres momentos de tu vida. Todas ellas surgirán con frecuencia, así que aprender cuándo no tomar una decisión desde el principio puede evitar que la tomes de nuevo más adelante, hasta que finalmente se convierta en un no-hábito.

3 gigantes asesinos
Los tres peores momentos para tomar decisiones son cuando tienes miedo, estás enfadado y estás solo.

Si hay un número cuatro, diría que es cuando estás «hambriento», pero no lo meteré en la lista. Veamos el primero: el miedo.

  1. Tomar decisiones cuando tienes miedo: no puedes ver nada más que el daño o lo terrible.
    Escritura: 1 Samuel 18:12-16, 28-29

Al principio de la vida del rey Saúl, éste tenía un futuro prometedor. Dios lo había elegido por encima de todos para ser rey de su pueblo. Era alto, guapo y parecía un ejemplo visual de fuerza, confianza y liderazgo natural. Pero el corazón de Saúl no era el que Dios buscaba. Saúl desobedeció a Dios en varios momentos clave de su vida, lo que hizo que Dios acabara eligiendo al sucesor de Saúl: David, hijo de Jesé.

A medida que la fama y la popularidad de David aumentaban, Saúl se volvía cada vez más temeroso de David, lo que le llevó a tomar algunas decisiones increíblemente malas. En tres ocasiones en 1 Samuel 18, se dice que Saúl tenía miedo de David. Si se lee todo el capítulo, se puede ver que Saúl hizo todo lo que pudo para apartar a David de la escena. Intentó alejar a David y enviarlo a la batalla. Pero cuando Saúl se enteró del éxito de David, se puso celoso porque el pueblo y el ejército de Saúl empezaron a amar a David en lugar de a Saúl.

Entonces, Saúl toma otra mala decisión, ¡decide manipular a David utilizando a una de sus propias hijas! Esperando que David se emborrachara de amor y se distrajera lo suficiente como para ser asesinado por los filisteos en la batalla, esto también resulta contraproducente. En cambio, la hija de Saúl se enamora de David.

Todo el mundo ama a David. Lo cual, cuando uno está celoso, es lo peor.

Una y otra vez, Saúl toma una mala decisión tras otra porque tiene miedo. Y cuando tienes miedo de algo o de alguien, todo lo que ves es el daño que puede ocurrirte. Puedes tener miedo de perder tu trabajo, una relación, una oportunidad, una posición o el respeto. Y la pérdida de cualquiera de ellos, o de todos, te infligirá cierto dolor personal.

Y no sólo eso, sino que si permaneces en el miedo el tiempo suficiente: El miedo nos lleva al aislamiento, y el aislamiento nos lleva a pensar y actuar como si todo el mundo fuera a por nosotros.

«No tengas miedo» es el mandato más común en toda la Escritura. El miedo conduce a todo tipo de actitudes, acciones y resultados pobres. Nos hace mirar hacia adentro lo que vamos a perder, en lugar de mirar hacia afuera todo lo que Dios nos ha dado.

  1. Tomar decisiones cuando estás enfadado: no te importa a quién haces daño.
    Escritura: 1 Samuel 20:30-33

Desafortunadamente, esta no fue la única vez que Saúl tomó una mala decisión en un mal momento. Pocos capítulos después, Saúl casi mata a su propio hijo por su ira.

A medida que la fama de David seguía aumentando, su amistad con el hijo de Saúl, Jonatán, también floreció. Jonatán sabía que David era inocente del juicio negativo y de las intrigas de Saúl. Jonatán defendió a su amigo David, el futuro rey de Israel, incluso en presencia de su propio padre, el actual rey, Saúl.

Cuando el temperamento de Saúl comenzó a encolerizarse y a dirigirse más abiertamente contra David, David y Jonatán decidieron que lo mejor sería que David no se acercara más a la mesa del comedor donde Saúl podría tener la oportunidad de hacerle daño. Habiendo perdido totalmente los estribos en una de las comidas, Saúl desata su ira contra su hijo Jonatán:

«La ira de Saúl se encendió contra Jonatán y le dijo: «¡Hijo de una mujer perversa y rebelde! … ¡Envía ahora a alguien que me traiga a [David], porque debe morir!».

Jonatán responde: «¿Por qué ha de morir? ¿Qué ha hecho?» preguntó Jonatán a su padre. Pero Saúl le arrojó su lanza para matarlo. Entonces Jonatán supo que su padre pretendía matar a David».

Y tú crees que algunas de tus cenas familiares van mal. Agresión pasiva, insultos, arrebatos de ira o llantos. Claro, la mayoría de las familias tienen eso, pero ¿lanzamiento de lanzas? Eso es nuevo

En esta parte de la historia, aprendemos otra desafortunada pero valiosa lección de vida:

A menudo las personas a las que dirigimos nuestra ira primero, son las que amamos.

Puede que Saúl estuviera enfadado con David, pero se desquitó con su propio hijo. La ira, la rabia y los pensamientos maliciosos nos hacen arremeter contra los que están cerca de nosotros, y los que están más cerca de nosotros en la proximidad. Muy a menudo se trata de las mismas personas. Cuando estamos enfadados, las primeras víctimas son las personas que más queremos y nos importan. Cuando la ira es alta, nuestra capacidad de tomar una decisión sabia es baja, y los daños colaterales pueden ser monumentales.

Hay otro gigante asesino al que tenemos que enfrentarnos, y es el mismo al que se enfrentó David, pero no es Goliat.

  1. Tomar decisiones solo: no piensas en a quién puede perjudicar.
    Escritura: 1 Samuel 21:1-3, 7-9

Aunque los dos primeros ejemplos son a manos de Saúl, el propio David no era inmune a tomar malas decisiones. Cuando David se da cuenta de que Saúl quiere quitarle la vida, entra en pánico y huye solo.

David tiene el amor del ejército de Saúl, el amor de la hija de Saúl, Mical, y el amor del hijo de Saúl, Jonatán, en amistad, y sin embargo decide ir solo. Sin el consejo, la responsabilidad, la sabiduría o el apoyo de otros, David toma una decisión terrible, con consecuencias horrendas.

David visita a un sacerdote llamado Ahimelek para conseguir provisiones, lo que lo involucra trágicamente en la disputa entre David y Saúl. Ahimelek le pregunta a David:

«¿Por qué estás solo? ¿Por qué no hay nadie contigo?»

Para entonces, David era posiblemente el hombre más famoso del reino. El asesino del gigante Goliat. El líder victorioso del ejército de Saúl. El intrépido y apuesto niño maravilla del campo. Pero aquí estaba David, solo. Sin un séquito o un ejército a la vista. Era… extraño.

Para empeorar las cosas, un espía de Saúl ve a David reunirse con Ahimelek y supone que David está reuniendo aliados contra Saúl. Le informa de lo que ha visto a Saúl, que ya tiene miedo y está enfadado con David. Saúl no se arriesga y ordena la ejecución de Ahimelek y toda su familia. Aunque David tomó una decisión solo, sus acciones tuvieron consecuencias para otros.

La tercera lección de vida difícil que aprenderemos si cometemos el error de tomar una decisión cuando estamos solos es: que sería ingenuo pensar que las consecuencias nos afectarán sólo a nosotros.

Ninguna decisión afecta sólo a una persona. Incluso las decisiones más egoístas del mundo perjudicarán inevitablemente a otra persona, porque hay alguien ahí fuera que la quiere y se preocupa por ella. También hay muchas personas que te quieren y se preocupan por ti.

Reflexiones finales
Aunque no hay muchas acciones buenas que puedas sacar de esta historia, a veces la mejor decisión que puedes tomar es no tomar una decisión en primer lugar o con rapidez. A veces es mejor esperar, buscar el consejo de personas más frías, tranquilas y con madurez espiritual. Evitar las trampas de tomar una decisión durante los tres peores momentos de nuestra vida, es la mejor decisión que podemos tomar. Si tienes miedo, estás enfadado o estás solo, lo mejor que puedes hacer es acudir a Dios y a personas maduras, hasta que tu miedo se convierta en esperanza; tu enfado en gratitud, y estar solo se convierta en estar junto a los demás.

Kile Baker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.