Cómo dejar atrás los errores del pasado y abrazar tu futuro
,

Cómo dejar atrás los errores del pasado y abrazar tu futuro

En la clásica película de los 80 Regreso al Futuro, Marty McFly viaja al pasado para arreglar los errores de su disfuncional familia. Lo consigue por los pelos con la ayuda de un profesor chiflado y una máquina del tiempo con un coche deportivo. El legendario héroe de cómic Superman también intenta reescribir la historia tras fracasar en su intento de salvar a su amada Lois Lane en la película de 1978, Superman. En su dolor, se lanza alrededor de la tierra en la dirección opuesta a su giro, rebobinando el reloj y evitando la tragedia.

¿No sería bonito cambiar el pasado?

Por desgracia, los acontecimientos dolorosos de hace una década, un año o incluso un momento no pueden alterarse, ni con un DeLorean ni volando alrededor del mundo a velocidades supersónicas. Nuestros errores son diferentes: no es posible hacer una pausa en la vida.

Los errores tienen una gran variedad de formas y tamaños. Algunos son minúsculos y pueden eliminarse fácilmente. Otros son colosales y pueden llevar a un arrepentimiento a largo plazo. En este último caso, no hay respuestas sencillas.

La solución a estos sucesos accidentados no es, desde luego, rumiarlos. Es como retorcerse en arenas movedizas: sólo nos arrastra a un agujero más profundo. Lo que necesitamos es una cuerda sólida que nos saque del atolladero. Pero, en lugar de eso, a menudo recibimos de los demás frases como «No es para tanto», «Supéralo» o «No te preocupes».

La lista que sigue no es una fórmula mágica, sino cinco puntos que servirán de base para aliviar nuestros errores del pasado. Esperemos que estos pilares proporcionen el cable sólido que necesitamos para liberarnos del fango que busca incesantemente enterrarnos.

Punto 1: Abraza tu humanidad

El primer pilar sobre el que hay que apoyarse es saber que todos somos humanos. Todos cometemos errores: es inherente a lo que somos. Por lo tanto, el campo de juego está nivelado, ya que todos nos identificamos con el hecho de quedarnos cortos de alguna manera o forma. Algunos de nosotros, como yo, probablemente tengamos un carrete de meteduras de pata especial en el cielo. Pero todos podemos identificarnos con el hecho de no haber dado en el blanco. Esto nos da a todos una tarjeta de miembro de la asociación más ubicua de la tierra: El Club de Ser Humano.

Afortunadamente, desde el punto de vista cristiano, Dios nos da un montón de ejemplos de vidas reales con los que podemos relacionarnos. El apóstol Pedro negó a Jesús tres veces en público, pero luego se convirtió en un patriarca de la fe. También leemos sobre un hijo insolente en Lucas 15 que se apropia de la herencia de su padre de forma abominable. La historia termina con su regreso a casa con un padre exuberante que lo recibe con los brazos abiertos. Como dice el libro de Romanos, «Nadie es justo, ni siquiera uno».

Bienvenido a bordo.

Punto 2: Abrazar lo que Jesús ya hizo

Estoy agradecido de que Jesús se convirtiera en un ser humano y entendiera nuestras debilidades. No todos los errores son pecados, pero todos los pecados son errores. En lo que hemos ofendido directamente a Dios, Jesús murió por lo que tú hiciste o dejaste de hacer. Y a través de su muerte y resurrección, podemos llevar otra tarjeta de afiliación más importante con la etiqueta «Hijo redimido de Dios».

Debido a esta nueva afiliación, no hay necesidad de seguir torturándonos. Jesús ya soportó el máximo dolor y sufrimiento para que nosotros no tuviéramos que hacerlo. Cuando fue clavado en una cruz romana, Jesús no llevaba gafas de color de rosa: no se hacía ilusiones sobre los pecados pasados, presentes y futuros por los que estaba muriendo.

Sal de la perdición y acepta el perdón.

Punto 3: Abrazar el camino del aprendizaje

Si no nos ocupamos de nuestros errores pasados, ellos se ocuparán de nosotros. Por eso es primordial aprender cómo podríamos haber actuado de forma diferente. De hecho, es saludable crear un espacio para evaluar cómo nuestros errores pasados informarán nuestras decisiones futuras.

En teoría, la tutela del error se aprende mejor una vez, y se asiste a su aula sólo en la brevedad. Sin embargo, soy propenso a golpear mi cabeza numerosas veces contra la misma pared. Sólo después de sufrir muchos moratones me decido por fin a cambiar. A menudo me pregunto: «¿Me graduaré alguna vez en la escuela de los golpes duros?».

Quizá te sientas identificado.

En cualquier caso, podemos descansar en el amor de un Dios que es implacablemente paciente con nosotros, sin importar cuántas veces debamos retomar el mismo curso.

Punto 4: Abrazar sólo el tesoro

Una pregunta clave es: «¿Quién nos vendió la mentira de que tenemos que insistir en nuestros errores?». Al contrario, ¡nuestra salud mental se beneficiaría enormemente si dejáramos de insistir en los errores! Esto no significa negar las partes vergonzosas de nuestra historia. Sólo significa que la vergüenza no tiene el poder de mantenernos atascados. Entonces podemos elegir, según nuestro propio calendario, cuándo prestarles atención.

Este proceso es similar a bucear en busca de un tesoro. Nadamos por debajo de la embarcación deteriorada en busca de artefactos significativos. Cuando desenterramos reliquias preciosas (recuerdos), nos las llevamos con gusto. Pero cuando se encuentran otras oxidadas e inservibles, somos libres de dejarlas atrás. De hecho, hay que dejar que se deterioren. Si lo hacemos, el impacto emocional negativo de nuestros errores se desvanecerá con el tiempo.

Punto 5: Abrazar el camino por delante

El futuro no cambia el pasado; lo supera con creces. Si los acontecimientos anteriores pintaron un cuadro sombrío en el lienzo de tu vida, deja que las pinceladas de esperanza creen un futuro más colorido.

Piénsalo: La vida vista como un maratón es lo suficientemente difícil como para correrla incluso hacia delante. Pero las personas que se quedan atascadas en el pasado tienen la carga añadida de correr la misma carrera de resistencia hacia atrás. Es contraproducente moverse en una dirección mientras se mira en otra. Da la vuelta. Los baches son mucho más fáciles de evitar cuando nos centramos en lo que tenemos delante. Aunque no podamos cambiar nuestro pasado con una máquina del tiempo o con superpoderes, no debemos desanimarnos. En nuestro estado humano de reparación constante, tenemos a Uno que ya ha arreglado nuestros problemas más importantes. Esto nos permite aprender de nuestros errores, mirar al futuro y caminar en la libertad de su perdón.

Autor: Eric Demeter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.