web analytics

7 maneras de saber si sois compatibles para el matrimonio

Elegir con quién casarse es una de las decisiones más importantes que se toman en la vida. Por ello, también puede ser la más desalentadora. ¿Cómo discernir lo que es realmente importante a la hora de considerar con quién casarse? ¿Cómo distinguir entre el enamoramiento y la compatibilidad? ¿Cuáles son los aspectos no negociables y cuáles los variables?

«Como pastor he hablado con miles de parejas, algunas trabajando en la búsqueda del matrimonio, otras trabajando en el sostenimiento del matrimonio, y otras trabajando en la salvación del matrimonio. Les he oído decir una y otra vez: ‘El amor no debería ser tan difícil… El amor debería surgir de forma natural si dos personas son compatibles, si son realmente almas gemelas’.

La respuesta cristiana a esto es que no hay dos personas compatibles, ni almas gemelas… Algunas personas son realmente, las personas equivocadas para casarse. Algunas veces tendrás que hacer cambios que no quieres hacer, y tu cónyuge también. El viaje puede llevarle a un matrimonio fuerte, tierno y alegre. Pero no es porque te hayas casado con la persona perfectamente compatible. Esa persona no existe. 

Aunque la idea de la compatibilidad perfecta puede ser una farsa, todavía hay algunas pautas útiles que los creyentes pueden emplear al considerar esta decisión trascendental. 

1. Ora por ello

Este es probablemente un componente obvio, pero por lejos el más importante a la hora de decidir sobre un potencial cónyuge. Santiago 1:5 demuestra que Dios no sólo quiere que le pidamos ayuda en asuntos de sabiduría, sino que lo espera. «Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (RVR 1960)

Además de orar por claridad, es vital pedir la ayuda del Señor para que nos proporcione tanto los oídos para escuchar como la voluntad para obedecer mientras el Espíritu nos guía. Un ejemplo de esto es el ámbito de la atracción física. El encaprichamiento no sólo impide la objetividad, sino que también puede crear una gran división interna cuando tu corazón está apegado a una persona que tu mente sabe que no es adecuada para ti.

2. Considere los aspectos no negociables de la Biblia

El Señor nos dio su Palabra para que nos sirva de plomada para ordenar nuestras vidas. «las reglas de Dios” te muestran cómo funciona mejor la vida. Las Escrituras nos proporcionan unos cuantos principios claros para el matrimonio, como el de ser entre un hombre y una mujer (Levítico 18:22, 1 Corintios 7:2), y el de consistir en dos creyentes (2 Corintios 6:14). Cuando se considera la segunda estipulación de evitar una unión en yugo desigual, hay que investigar más que la simple afirmación de la creencia.

¿A quién ve cada uno como la máxima autoridad en la vida? ¿Qué es lo que priorizan en la vida, y por qué? Más concretamente, ¿cómo ve cada uno el papel de la Palabra de Dios y de su iglesia? Las respuestas a estas preguntas tienen enormes implicaciones en la forma de pensar y vivir. Si cada uno de ustedes tiene diferentes puntos de vista sobre la Escritura y cómo se aplica a la vida, se encontrarán en constante conflicto porque tienen un estándar diferente por el cual miden las decisiones.

3. Explore las áreas grises

Además de estos temas «importantes», también es importante observar la visión del mundo de su posible cónyuge sobre cosas que no están específicamente prescritas en la Biblia. Por ejemplo: los roles maritales. Tened una conversación sobre ese controvertido pasaje de Efesios 5:23: «Porque el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza de la iglesia, su cuerpo, del que es el Salvador».

¿Cómo veis cada uno de vosotros la aplicación de ese versículo a nivel práctico? ¿Tenéis diferentes opiniones sobre quién trabaja y quién se queda en casa? Más allá de eso, ¿cuál es la visión de cada uno de ustedes sobre la carrera, los hijos y la vida en comunidad con los demás? Una forma de conocer estas áreas es observar o hacer preguntas sobre cómo se crió tu pareja. ¿Cuáles fueron los parámetros que dieron forma a su comunidad mientras crecía? ¿Cómo estaba estructurada su familia? ¿Qué estilo de crianza emplearon sus padres? ¿Espera emular el mismo enfoque, o hay cosas de su experiencia que quiere evitar intencionadamente con su propia familia algún día?

4. Discutir temas sociales

Es importante explorar los puntos de vista del otro y discutir si o cómo pueden navegar sus diferencias mientras mantienen la unidad como pareja. Conoce las opiniones de tu pareja sobre política, teología, estilo de culto y otros temas sociales. ¿Cuáles son los temas que a cada uno le interesan profundamente?

No van a estar de acuerdo en todo, y probablemente sea mejor que no lo estén. Sin embargo, entrar en estas discusiones os ayudará a conocer el corazón y la mente de vuestro posible futuro cónyuge, y os proporcionará una buena práctica para relacionaros el uno con el otro de forma respetuosa y honesta. Abordad estas conversaciones desde la curiosidad y no desde la persuasión dogmática. Tengan presente esa sencilla pero difícil exhortación de Santiago 1:19: «Todos deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse.»

5. Evaluar las imperfecciones

Puesto que sabemos que «todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23), todo matrimonio consistirá en la unión de dos pecadores. Dicho esto, sigue siendo imperativo echar una mirada sobria a las luchas de su futuro cónyuge y considerar la pregunta: «Si esto nunca cambia, ¿puedo seguir amando a esta persona?»

Aunque no puedes esperar casarte con alguien sin hábitos de pecado, y por supuesto todos esperamos crecer y madurar hacia la santificación, es importante evaluar honestamente si puedes o no vivir con tu pareja si sigue siendo como es, o incluso si empeora. Un ejemplo específico de esta cuestión de sabiduría es la adicción a la pornografía. Lamentablemente, este problema es demasiado común tanto en hombres como en mujeres, independientemente de su afiliación religiosa. Está científicamente demostrado que es un perjuicio para las relaciones, y no se puede confiar en que desaparezca una vez que la pareja se ha casado. Si la pornografía es un problema para usted o su pareja, anímese a saber que hay curación disponible, pero también tenga cuidado con el peligro de este vicio si se le permite reinar libremente. 

6. Invite a los demás a que le den su opinión 

Cuando se trata de asuntos del corazón, es casi imposible ser objetivo. El engaño engendra ceguera. Por esta razón, pregunte a familiares y amigos de confianza lo que notan en la relación. Proverbios 12:15 nos dice: «El camino de los necios les parece correcto, pero los sabios escuchan el consejo». 

¿Qué notan las personas que te conocen mejor sobre la persona con la que sales? ¿Qué notan que es diferente o igual en ti cuando están juntos? ¿Hay alguna bandera roja? A medida que vayas contactando con diversas personas que se preocupan por ti, es probable que notes la aparición de ciertos temas en sus observaciones. A veces puede ser difícil recibir su opinión, otras veces puede validar tu propia intuición.  Aunque la decisión final del matrimonio recae en última instancia en ti y en tu pareja, buscar consejo con un corazón humilde puede proporcionar una inmensa claridad en el proceso de toma de decisiones. «Por falta de guía una nación cae, pero la victoria se obtiene por medio de muchos consejeros» (Proverbios 11:14).

7. Experimenta con diferentes escenarios

Cuando una persona soltera «deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se convierten en una sola carne» (Génesis 2:24), el trabajo en equipo se convierte en un elemento integral de la prosperidad de esta nueva unión.

Para medir su potencial de funcionamiento como equipo, haga un esfuerzo intencionado mientras sale con su pareja para pasar tiempo juntos en diversas situaciones. Hagan voluntariado juntos en un comedor social, jueguen con un grupo de amigos, recorran juntos un sendero en una excursión o asistan a un evento en el que estén sentados con personas que ninguno de los dos haya conocido antes. Cuando entren en estas nuevas situaciones, no busquen una comunicación perfecta o la ausencia de conflictos, sino que consideren cómo pueden trabajar con las diferentes personalidades del otro. Pronto descubriréis cómo se enfrenta cada uno de vosotros a situaciones de estrés, competencia y vulnerabilidad, tanto individualmente como en equipo. Y mientras descubrís más sobre vosotros mismos y crecéis en estas áreas, tened en cuenta que un matrimonio feliz es la unión de dos buenos perdonadores.

A medida que avanzan hacia el emocionante pero arriesgado proceso de encontrar un cónyuge, recuerden a Aquel que está con y para ustedes a través de este viaje de la soltería al matrimonio: «Pues yo sé los planes que tengo para ustedes—dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.'» (Jeremías 29:11 NTV).

Autora: Julie Davis

Author

Write A Comment