Malaquías 3:6 declara, “Porque Yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos”. De manera similar Santiago 1:17 nos dice, “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. El significado de Números 23:19 no puede ser más claro, “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”. Basado en estos versículos, no, Dios no cambia. Dios es inmutable e inamovible. También es muy sabio. Así que no puede «cambiar de opinión» en el sentido de darse cuenta de un error, dar marcha atrás e intentar una nueva táctica.Entonces, ¿cómo explicamos los versículos que parecen decir que Dios cambia de opinión? Versículos tales como Génesis 6:6, “Y se arrepintió Jehová de haber hecho…