Es cierto que las relaciones sexuales son el cumplimiento definitivo de una pareja que se convierte en «una sola carne» (Génesis 2:24). Sin embargo, el acto sexual no es igual al matrimonio. Si así fuera, no existiría el sexo prematrimonial — una vez que una pareja tuvo sexo, estarían casados. La Biblia llama el sexo prematrimonial «fornicación». Es condenado repetidamente en la Escritura junto con todas las otras formas de inmoralidad sexual (Hechos 15:20; 1 Corintios 5:1; 6:13, 18; 10:8; Gálatas 5:19; Efesios 5:3; Colosenses 3:5; 1 Tesalonicenses 4:3; Judas 7) Si quieres ver estos versículos pincha aquí. La Biblia promueve la abstinencia antes del matrimonio como el estándar de la piedad. El sexo antes del matrimonio es tan malo como el adulterio y otras formas de inmoralidad sexual porque todas ellas implican tener sexo con alguien que no sea su cónyuge. Si una pareja no casada tiene sexo, ¿significa…